09.02.2021

Momentos especiales

Hna. Ann-Marie Nicholas
Südafrika

Sobre el arte de percibir un momento especial

Durante las últimas semanas, la “Reina de la Noche” floreció frente a nuestro santuario de Villa María en Ciudad del Cabo. La “Reina de la Noche” es un extraordinario cactus que puede alcanzar los siete metros de altura. Tiene unas flores admirablemente grandes en forma de majestuosos nenúfares. Como su nombre indica, las flores sólo se abren por la noche y suelen cerrarse de nuevo a la mañana siguiente. Sólo en los días frescos y nublados pueden permanecer abiertos.

De camino a la oración de la mañana en el Santuario, experimenté varias veces una alegre sorpresa. ¿Por qué? Una nueva flor de gran tamaño adornaba el cactus, que por lo demás tenía un aspecto ordinario. Mientras disfrutaba del momento, deseaba tener una cámara para capturar esta imagen perfecta. Cuando finalmente pude coger mi cámara, la flor ya estaba empezando a marchitarse.

Capturar momentos especiales

A través de Covid-19, nuestra rutina matutina cambiaba dependiendo de cuándo podíamos celebrar la misa durante el día.

Esta mañana, para mi sorpresa, floreció otra flor. Incluso tuve tiempo de coger mi cámara y capturar esta increíble maravilla de la naturaleza en una foto.

Más tarde, mientras admiraba la foto, no pude evitar pensar: ¿no es nuestra vida igual? Dios nos regala muchos momentos especiales, incluso durante una pandemia mundial. Subrayo la palabra momentos. Al igual que la flor que florece sólo por un corto tiempo, Dios nos da pequeños momentos de gracia, amor y cuidado. Depende de nosotros registrar esos momentos. No necesitamos una cámara para eso, sino un corazón abierto. Puede ser algo tan simple como una sonrisa amistosa de alguien o abrir el congelador y descubrir que todavía tengo mi helado favorito en stock.

Anotar los momentos de alegría

Una famosa cita del P. Kentenich es:

“Un niño vive al momento”.

Cuando llegué a Sudáfrica por primera vez, conocí a una hermana mayor que era ciega y estaba postrada en una cama. Me impresionaron mucho sus ojos brillantes y le pregunté por qué estaba tan contenta. Explicó que, como hija menor, tuvo algunas dificultades. El P. Kentenich la animó a tomarse un tiempo cada día para escribir una experiencia hermosa que tuviera y dar gracias a Dios por ella. Después de un tiempo, le mostró al P. Kentenich su cuaderno con las pequeñas experiencias. Le dijo al P. Kentenich que, de alguna manera, la vida ya no le parecía tan difícil. La animó a mantener esta práctica. Lo hizo fielmente, y fueron estos pequeños momentos de alegría – que ella entendía como pruebas del amor infinito de Dios – los que la transformaron en una radiante Hermana de María.