09.01.2021

Un pesebre muy diferente …

de Hna. M. Gisela Noky

Navidad 2020 en Kaliningrado

Los alemanes, creo, tenemos una relación muy especial con la temporada de Navidad y con la construcción de pesebres. Solía pensar que había un pesebre en cada familia, pero eso está lejos de ser el caso. No todos los niños se pueden enamorar y quedar absortos en el maravilloso mundo de la historia de la Navidad. Podría ser: un glorioso abeto, todo el tocador un camino al pesebre, pastores con fogatas, un resplandeciente establo de pesebre, y en este mundo nació Jesús. En el medio de nuestra sala de estar, vino al mundo.

Ahí está el comienzo de mi gran amor por la construcción de pesebres,

para contarle a todo el mundo, el amor de Dios y cómo puede transformar nuestro mundo.

En Rusia no hay tradición de construir pesebres. Los sacerdotes y las hermanas que trabajan aquí los trajeron de sus países de origen. El pesebre de nuestra parroquia creció y cambió de año en año. Cuenta la historia de la redención del mundo entero.
Muchos colaboradores participaron en la construcción cada año, y cada pequeño detalle hablaba del gran amor de Dios.

¿Pero cómo será este año?

Debido a la pandemia, tuvimos que mantener nuestra distancia, los colaboradores no deben venir al centro. ¿Cómo le haríamos? Entonces se nos ocurrió una idea:
Hace años Malteser trajo las figuras de nacimiento de otra pequeña parroquia en Kaliningrado. Son unas hermosas figuras de madera talladas, a las cuales hay que vestir, desafortunadamente los pastores estaban desaparecidos. No dejaba de preguntarme cómo construían el pesebre con las figuras. Por desgracia, los responsables no estaban contentos con estas figuras: demasiado trabajo y circunstancias… Después de años, ahora me atreví a proponer un intercambio: Ahora las figuras están con nosotros en la parroquia.

haz clic en el álbum de fotos

Con dos mujeres lavamos y planchamos toda la ropa – ya en junio – y

embellecimos a María, José, los tres reyes y el niño Jesús.

Todo esto tuvo lugar en nuestro gran salón parroquial, que no se usó durante este tiempo debido a la pandemia. Pero estas figuras por sí solas no cuentan lo suficiente sobre el gran milagro de la Nochebuena. Durante mucho tiempo pensé en cómo el pesebre podría estar aún más vivo.
Una joven pareja me habló de la renovación de una casa vieja alemana cerca de aquí y que querían quitar las vigas que estaban viejas. Se las pedí y supe: ¡este va a ser el establo!
Conseguí madera contrachapada y con la ayuda de un viejo proyector, con dos ayudantes y yo pintamos varias figuras. Luego con una sierra eléctrica cortamos todo. ¡Y el proyecto avanzaba! En el local de la ayuda humanitaria había todavía algunos viejos abrigos de invierno que nadie quería tener, estos eran ideales para nuestras ovejas, el burro, los camellos y ¡el elefante!

Así que todo se volvió más y más vivo y comenzó a hacer la historia de la Navidad más viva.

Pinté las figuras, las vestí y un joven estudiante les dio un rostro. Este era nuestro nuevo pesebre, el pesebre de la pandemia.
Habíamos comprado heno en el mercado de Navidad. Debido a que también éste fue cancelado, estos simples fardos de heno proporcionaron una buena base para el nuevo pesebre. Sin ayudantes – en la época de Corona: simples figuras de madera contrachapada se unieron con figuras talladas ricamente decoradas para el pesebre. ¡Todos vienen a rendir homenaje al divino niño! Son la imagen para nosotros, ricos o pobres, viejos o jóvenes – ante ÉL somos todos iguales y ÉL nos ama como somos.

Queremos mostrar este amor a la gente de una manera muy práctica y concreta:

Porque con nosotros hay mucho que hacer a pesar de la pandemia: la hermana M. Angele Dubau empacó muchos paquetes de comida para los necesitados: Para los que viven sin techo y los visitantes de nuestro comedor, que reciben una comida caliente, pero cada día tienen que comer fuera. ¡Un pequeño acto de amor!

¡No nos olvidemos de amarlo!

¡Está con nosotros todos los días del nuevo año 2021!