22.12.2020

“¡Dios te llama a recorrer el camino de la santidad!”

de Hna. Mariluci Cavalin

11ª Marcha a pie con la Hermana M. Emilie

El 21 de noviembre, a las 6 de la mañana, un grupo grande de la Juventud Femenina de Schoenstatt de Santa María y algunas Hermanas de María se reunieron en el Santuario Tabor de Santa María/RS-Brasil para el comienzo de la “11ª Marcha a pie con la Hermana M. Emilie”. Este año, motivadas por su ideal, la Juventud Femenina comenzó la marcha unidas en oración y sacrificio. Están abriendo su año jubilar: 75 años de la Juventud Femenina de Schoenstatt en la Región Sur.

En la apertura, en el Santuario Tabor, ofrecimos a la Madre, Reina y Victoriosa Tres Veces Admirable, todas nuestras contribuciones al capital de gracias. Le agradecimos por cada azucena que educa e inspira en nuestra juventud, para que haya un floreciente jardín de azucenas. Pusimos todas nuestras peticiones e intenciones en la “Maleta de la Hermana M. Emilie”. De ella queremos aprender a ponernos a nosotras mismas y nuestra voluntad a disposición de los planes de Dios.

El camino estaba lleno de oración y contemplación de la hermosa naturaleza que Dios nos dio en el camino. Las jóvenes y Hermanas, unidas en el ideal de la pureza, compartieron experiencias a lo largo del camino y se sintieron unidas como familia, una familia en el corazón de nuestro Padre y Fundador, y en el corazón de Dios.

Durante los tramos más empinados del camino, pudimos reflexionar tranquilamente sobre lo que nos exige la búsqueda de la santidad. Cuando tenemos una meta, un ideal, recibimos fuerza. Fue lo mismo con la Hermana M. Emilie cuando dijo: “Quiero llegar a ser santa, cueste lo que cueste”. En nuestra comunidad recibimos impulsos, y con firmeza y seguridad avanzamos hasta el Santuario Tabor “Puer et Pater” en la montaña de Itaara/RS (Santuario de los Hermanos de María).

En el camino también nos enfrentamos a la realidad de un mundo lejos de Dios. Mucha gente, con quien nos encontramos y preguntaban, pudimos entrar en contacto con ellos, pudiendo distribuir novenas de la Hermana M. Emilie a lo largo del camino. Algunos preguntaron, “¿qué hacen estas jóvenes y hermanas, caminar kilómetros tan temprano los sábados?”

Al llegar al Santuario de Itaara, nos alegramos de saludar a la Virgen en el Santuario, quien ya nos estaba esperando. Al final de nuestra caminata, tuvimos una Santa Misa para que, como la Hermana M. Emilie, nos fortaleciéramos con la Sagrada Eucaristía.

En su homilía, el P. Clécio Almeida, sacerdote diocesano de la Arquidiócesis de Santa María, dijo que, lo que cantamos en la canción de la Juventud Femenina Brasileña es realmente cierto: recorrer seriamente el camino de la santidad y estar disponibles para “ser María”. Este ideal tan alto es propio de mujeres fuertes, y el mundo se molesta por ello y no lo considera “normal”, especialmente la búsqueda de la pureza en estos días.

Volvimos fortalecidas y con renovadas fuerzas, dispuestas a comprometernos con la misión de ser un vivo reflejo de María. También regresamos a nuevos desafíos. Pero nuestro ser debe reflejar lo que elegimos como tema para esta 11ª marcha a pie:

“Con la hermana M. Emilie ‘miramos’: Dios te está llamando
a recorrer el camino de la santidad”.

Queremos dar testimonio a muchos jóvenes para que encuentren un hogar en el Jardín de Azucenas de la Madre y Reina Tres Veces Admirable.