05.12.2020

100 años de movimiento femenino en Schoenstatt, Perspectiva – 06

de Hna. M. Anna-Simona Menz, Schönstatt

¡Para mí, este es el trabajo soñado!

Una conversación con la Hna. M. Linda Wegerer
Hna. M. Anna-Simona Menz, Schönstatt

Hna. M. Linda: Hna. M. Anna-Simona, estamos sentadas aquí en la zona de entrada del centro de conferencias de Marienland, sentadas cómodamente – y eso un sábado por la tarde. Normalmente esto sería imposible para ti. Porque trabajas aquí en la recepción.

Hna. M. Anna-Simona: Sí, tienes razón en eso. Pero en medio de la pandemia de Corona muchas cosas ya no son normales. Este es también el caso de la casa, que tuvimos que cerrar por segunda vez a principios de noviembre.

Hna. M. Linda: ¿Cómo estás personalmente con esta situación?

Hna. M. Anna-Simona: Básicamente mejor que en el primer confinamiento. En ese primer momento no lo podía creer. Pensé: No puede ser posible que simplemente cerremos Marienland. ¡Pero lo fue! Algunos grupos se cancelaron a sí mismos, otros los tuve que cancelar. ¡Y cancelar a la gente que quiere venir a nosotros es lo peor para mí! ¡Quiero estar ahí para la gente.

Hna. M. Linda: Sí, puedo entenderlo. Especialmente porque te experimento aquí en la recepción como una hermana que cumple esta tarea con gran compromiso.

Hna. M. Anna-Simona: Sí, realmente disfruto mi tarea. ¡Para mí este es realmente el trabajo soñado! No puedo imaginar nada mejor. Es tan versátil y variado. Y sólo imagina: Aunque llevo tanto tiempo en este trabajo, siguen ocurriendo cosas que nunca antes había experimentado.

Hna. M. Linda: Esa es una buena palabra clave. ¿Cuánto tiempo has estado aquí en Marienland, en la recepción?

Hna. M. Anna-Simona: Llegué a la Casa Provincial de Marienland en 1999 como novicia. En agosto de 2002 estuve en el Centro de Conferencias, primero al área de servicio. Y desde marzo de 2007 en la recepción. Así que he estado en esta tarea durante 13 años.

Hna. M. Linda: Y has dicho que es una tarea muy variada. ¿Qué implica todo esto?

Hna. M. Anna-Simona: La tarea principal es el servicio presencial.  Nuestra recepción está abierta 12 horas al día. Estoy ahí para los huéspedes que llegan y se van, así como para muchas preguntas que deben ser respondidas durante su estancia. Entonces mi campo de actividad incluye varias tareas administrativas, como la preparación de facturas y algunas otras similares.

Hna. M. Linda: ¡Pero 12 horas de servicio al día no se pueden hacer solas!

Hna. M. Anna-Simona: ¡Naturalmente no! Pero cuento con colaboradores.

Hna. M. Linda: Una vez me comentaste que ya habías sido capacitada como gerente de un hotel antes de ingresar con nosotras.

Hna. M. Anna-Simona: Sí, porque me crié en una posada rural, por así decirlo. Para mí ya estaba claro desde la adolescencia que quería hacer mi capacitación en esta área.

Hna. M. Linda: ¡Y aún así no te hiciste cargo de la posada de tus padres, sino que terminaste como gerente en la recepción de Marienland! ¿Cómo sucedió esto?

Hna. M. Anna-Simona: Ya de niña pude participar en eventos de la Juventud Femenina de Schoenstatt. Realmente los disfruté. Seguí así durante varios años, y más tarde yo también asumí la responsabilidad. A partir de cierto punto, Schoenstatt fue una parte natural de mi vida.

En 1996, cuando terminé mi formación como Gerente de hotel, sentí un cierta intranquilidad en mí, a pesar de mi satisfacción por haberlo logrado: “¿Y, era eso? ¿Es eso todo lo que quieres de la vida? Y… ¿qué quiere el buen Dios de ti?

Hna. M. Linda: ¡Esto se me hace familiar!

 Hna. M. Anna-Simona: Sentí que me enfrentaba a la decisión: ¿Debería ir por un camino de vida virginal – y si es así, entonces me convertiré en una Hermana de María – o debería / voy a casarme y fundar una familia? Bueno, ahora puedes ver la decisión que he tomado.

Hna. M. Linda: ¿Tus padres estuvieron decepcionados de que decidieras ir por este camino?

Hna. M. Anna-Simona: ¡No! Me dieron la libertad de seguir mi camino. Mi madre dijo: “Si este es tu camino, entonces es el correcto”.

Hna. M. Linda: Hna. M. Anna-Simona, también estamos celebrando 100 años del movimiento femenino en Schoenstatt en este extraordinario año 2020. También quiero preguntarte ¿qué deseas para este aniversario?

Hna. M. Anna-Simona: Deseo a todas las mujeres que reconozcan cada vez más lo precioso de ser mujer y su propio tesoro personal y que vivan felices. Y es una gran alegría para mí experimentar que la estancia en nuestra casa, puede contribuir a esto.

Hna. M. Linda: Muchas gracias por esta conversación. Pero ahora tenemos que terminar. Porque a pesar del encierro no estás desocupada. Puedo verte “trabajando” en varios lugares de esta casa.

 Hna. M. Anna-Simona: Sí, gracias a Dios, no estamos en desempleo. Pero también puedo decirles que nunca he ayudado tantas horas como este año a hacer galletas de Navidad.

Hna. M. Linda: Si es así, entonces no quiero retenerte más tiempo. ¡Porque tengo muchas ganas de comer estas galletas!