19.11.2020

Una Hermana de María de Schoenstatt es la “Maestra MINT del Año”.

de Hna. M. Verena Röhrig

“Maestra MINT del Año”

En el Colegio Mariano de Schoenstatt (SMS) de Vallendar, que aún se encuentra en el esplendor de su 75 aniversario, hay una gran alegría; porque la Hermana Christamaria Brück, ella misma ex alumna y ahora profesora de religión católica, matemática e informática, recibió el 10 de noviembre de 2020 el Premio Klaus von Klitzing. Este premio se otorga a los profesores que se dedican especialmente a las denominadas materias MINT (matemáticas, informática, ciencias naturales, tecnología). Klaus von Klitzing, el ganador del Premio Nobel de Física de 1985, se ha dedicado a promover este compromiso.

Ceremonia virtual de entrega de premios

El profesor Klaus von Klitzing normalmente presenta el premio en Oldenburg, donde la Fundación EWE – responsable del premio, y la Universidad Carl von Ossietzky de ese lugar, como su socio – tienen su sede. En vista de la pandemia del Corona Virus, esta vez la ceremonia de entrega de premios tuvo lugar virtualmente, es decir, simultáneamente y en vivo, pero en diferentes lugares: en Stuttgart, Oldenburg y Schoenstatt.

Con la hermana Christamaria, un pequeño grupo de estudiantes y profesores en la espaciosa cafetería de la escuela esperaban anhelantes la ceremonia de entrega de premios. Entre ellas se encontraba la Hermana M. Gabriele Schreck, directora del colegio, y una invitada especial de honor, la Hermana M. Aleja Slaughter, Superiora General de nuestra comunidad de Hermanas de María de Schoenstatt. Muchos siguieron el programa – el cual duró cerca de una hora – con mucha emoción a través de la transmisión en vivo.

Seleccionado de 48 candidatos de “primera clase”…

Tras los saludos de Marion Rövekamp, Presidenta del Consejo de la Fundación EWE, del Presidente de la Universidad de Oldenburg, del Profesor Hans Michael Piper, y una disertación científica de Christoph Hahn sobre el significado de la col rizada, llegó el momento tan esperado: el anuncio de la hermana Christamaria como ganadora del premio. Marion Rövekamp subrayó que la hermana Christamaria había sido seleccionada unánimemente por el jurado de un círculo de 48 solicitantes “de primera clase”. El profesor Klaus von Klitzing expresó su pesar por no poder presentar el premio en persona en Oldenburg, sino virtualmente en Stuttgart, donde lleva a cabo tareas de investigación en el Instituto Max Planck.

En su discurso, la hermana M. Gabriele Schreck dijo que la hermana Christamaria recibió el premio en nombre de todo el colegio, por todos los maestros comprometidos. Destacó el “extraordinario compromiso” de su co-hermana, así como el “auténtico entusiasmo” y la capacidad de desarrollar lo mejor de los estudiantes.

Necesitamos mujeres como tú.

Expresó literalmente: “Hoy en día tenemos que encontrar respuestas a las muchas cuestiones éticas, médicas y ecológicas, las cuales son apremiantes, por nombrar sólo algunos de los temas candentes. Por eso necesitamos mujeres como usted, que se comprometan con su mente, voluntad y corazón a capacitar a muchos jóvenes para que se comprometan a encontrar soluciones viables y responsables”.

La directora del colegio, agradeció a la Hermana Christamaría, su valioso aporte al Colegio Mariano de Schoenstatt, en el que, al igual que el Padre Kentenich, el fundador de Schoenstatt y del colegio, se esfuerza por tener el oído en el corazón de Dios y la mano en el pulso de los tiempos. Al agradecer a los patrocinadores del premio, la Hermana M. Gabriele señaló la perspectiva de poder descubrir y formar a las investigadoras del futuro con el premio y así cumplir con la responsabilidad cristiana de la nueva configuración de la sociedad. Destacó: “Se necesitan especialmente mujeres jóvenes para introducir la perspectiva femenina en las ciencias de la MINT y permitir así que se adopte una visión más viva. Al ser una escuela de niñas con un enfoque en las ciencias naturales, vemos aquí nuestra misión muy específica.”

Robot AG “un lugar de alegría”

La agradecida y orgullosa Karolin Gräwer, de 11º grado, dio un discurso loable. Como ella dijo, experimentó a la hermana Christamaria como “maestra especial” ya en el 5º grado en religión y educación básica en tecnología de la información. Desde el 6º grado, participó en los fines de semana de los robots que proporcionados la hermana Christamaria con el proyecto: Robot-AG (grupo de trabajo). Se divirtió tanto con la construcción y programación de robots que participó con éxito en las competiciones de la liga ‘First lego’ cada año junto con otros estudiantes interesados. Como confesó la estudiante, el Roboter-AG se convirtió en “un lugar de alegría”.

Finalmente reveló la receta del éxito de la hermana Christamaria: “Todos los viernes nos muestra cuánta diversión y disfrute se puede tener con la tecnología. Le gusta ayudar con los problemas, da ideas, pero nunca revela la solución real. Siempre nos deja probarlo todo y, si algo no funciona, nos anima a que encontremos una solución rápidamente. Con su incansable compromiso convence a todos. Su actitud positiva se transfiere a nosotros, los estudiantes, y por eso no queremos perdernos más la AG en nuestra escuela.”

También, Karolin Gräwer llamó la atención sobre el compromiso de la hermana Christamaria con la digitalización. Con un pequeño grupo de estudiantes, la Hermana creó la plataforma de comunicación propia de la escuela Cocuun en 2017, de la que se beneficiarán todas las clases, los profesores y los padres.

Como explicó Karolin Gräwer, la hermana Christamaria no sólo da importancia a los conocimientos técnicos apoyando a los estudiantes en el equipo técnico o dirigiendo la reconstrucción de la página web de la escuela, sino también a la preservación de los valores cristianos y al desarrollo de la personalidad ofreciendo clases tempranas e invitándoles al fin de semana de peregrinación “Estoy en camino”. La alumna también subrayó la “pasión por las matemáticas” de la hna. Christamaria, su paciencia para explicar y su serenidad con la que motiva también a los alumnos para quienes las matemáticas no son la asignatura favorita. Además, Karoline Gräwer confesó: “La hna. Christamaria siempre nos escucha con atención y se toma el tiempo necesario para atender nuestras preocupaciones y necesidades. Puedes sentir la gran conexión que ella construye con nosotros los estudiantes. Podemos aprender mucho de la hna. Christamaria, no sólo en lo académico sino también en lo humano. Con mucha alegría en la vida y a través de su manera abierta y amistosa que muestra a otras personas, se ha convertido en un modelo a seguir para nosotros”.

Karoline Gräwer está convencida de que la hermana Christamaria merece definitivamente el premio Klaus von Klitzing, “porque demuestra, especialmente con su compromiso en el área de la MINT, lo bien que las chicas también pueden desarrollarse en esa área. Esta área se considera todavía dominada por los hombres, por lo que hay que destacar que es la primera hermana y la primera mujer después de seis ganadores consecutivos masculinos en recibir este premio. Al apoyar a las mujeres en crecimiento, nos da una visión de un área en la que probablemente no nos habríamos atrevido a entrar de otra manera. Nos anima a todos a no rendirnos nunca y a seguir adelante sin importar los obstáculos que se nos pongan en el camino.”

Muchas gracias a los estudiantes y colegas

Finalmente, la hermana Christamaria agradeció a la Fundación EWE, al profesor von Klitzing y al jurado por el premio. Luego dijo que, gracias a la puesta en marcha del curso de informática de la clase de graduados de 2018 que, con su entusiasmo y voluntad de invertir tiempo, dio la señal de salida para los primeros robots en SMS. También agradeció a los amigos de la escuela y a la asociación de ex alumnos por su generoso apoyo financiero y a la dirección de la escuela por la “Sala de Promoción”. También agradeció a los colaboradores: el Dr. Fislake de la Universidad de Coblenza y el Sr. Schwaderlapp de Exec Software, por la buena cooperación y las promociones que han ofrecido.

La hermana Christamaria también dirigió su agradecimiento a todos los padres que aportan sus conocimientos expertos a los Robots AG, especialmente a la Sra. Plies y a la Sra. Pötzschke.

La hermana Christamaria expresó su mayor gratitud a sus alumnos y colegas, porque significa mucho para ella configurar el día escolar junto con ellos de tal manera que los estudiantes puedan desarrollar sus talentos y personalidad y aprovechar sus oportunidades. La hermana Christamaria declaró:

“Aquí con nosotros, la corresponsabilidad, la libertad, la creatividad, el compromiso, la amistad y el espíritu de equipo cuentan. Por toda su cooperación digo ¡Gracias con todo mi corazón!

Por eso estoy firmemente convencido de que el premio Klaus von Klitzing no sólo me pertenece a mí, sino a todos nosotros. Gracias.”