24.08.2020

MJF (Juventud Femenina) Días de verano

de Hna. Christina-Maria Greiner

“… ¡no permitiremos que nos lo quiten!”

El coronavirus deja una gran marca en el calendario

A principios de año, mi programa para el 2020 parecía prometedor: Reuniones de grupo, Congreso de Mujeres, Días del Jubileo, días de clases escolares, semanas de vacaciones – todos estos son eventos a los que se me pidió que acompañara a varias Hermanas para obtener experiencia práctica para el trabajo en el Movimiento de Schoenstatt. Esperaba con interés conocer a chicas, jóvenes, familias y peregrinos, visitar varios centros de Schoenstatt en Alemania y trabajar con mis cohermanas. Pero el coronavirus dejó una gran marca en mi calendario. Un evento tras otro fue cancelado o pospuesto, y de repente mi período de formación incluyó muchos más elementos internos y teóricos de lo que había imaginado inicialmente.

Cuando en las últimas semanas se han ido flexibilizando poco a poco las actividades en las diócesis, también se ha podido pensar de nuevo en las primeras reuniones presenciales. Lo que es más fácil de implementar en el campo de la educación para adultos o con adultos jóvenes es un desafío mayor para los niños. Y aun así:

Bajo el lema: “… ¡no permitiremos que nos lo quiten!”

pudimos tener tres “Días de Verano de la MJF” para niñas de 8 a 13 años  los días 8, 9 y 11 de julio en el Centro de Schoenstatt en Dietershausen-Künzell. Cerca de 30 chicas querían pasar tiempo juntas para juegos y oraciones, lecciones de grupo, manualidades y ¡reuniones en y alrededor del Santuario!

La Hermana M. Kerstin Ruh es la hermana encargada de la juventud en la diócesis de Fulda. Junto con ella y once dirigentes pudimos llevar a cabo esta actividad que adaptamos a causa del coronavirus a cambio de las populares semanas de vacaciones que tienen lugar cada verano en muchos centros de Schoenstatt. Debido a las condiciones y precauciones, las chicas no podían pasar la noche en el lugar, y por otro lado el distanciamiento social y las estrictas normas de higiene nos desafiaron a encontrar soluciones creativas con los juegos y lo que ofreceríamos. ¡Pero no dejamos que todo esto estropeara nuestra alegría!

Junto con el detective Heiko fuimos en busca de la corona perdida. Cada día había nuevos desafíos que superar, y el detective despistado a menudo perdía su maleta o su cuaderno, que contenía importantes pistas para las siguientes etapas de la búsqueda. Juntos viajamos con “MJF-Airlines” a Ecuador, Brasil y por último a Suecia, donde tuvimos comida típica y ofertas creativas. Por supuesto, también tuvimos sesiones de grupo en las que las chicas intercambiaron ideas sobre cómo pueden afrontar los retos basados en su fe y de dónde pueden sacar el valor cuando algo no funciona. Excepto por la lluvia del primer día, la cual pudimos eludir en las grandes carpas, fuimos bendecidos con tiempo soleado y pudimos pasar tiempo al aire libre alrededor del Santuario, el que siempre fue nuestro centro en los tres países de nuestra “gira mundial”.

 „Maria de Zettelwald“

Un punto culminante especial fue durante un tiempo en el Santuario donde las chicas podían usar notas post-it para marcar su lugar y/o símbolo favorito en el Santuario con su nombre. Los favoritos de las niñas fueron la imagen de la Virgen y su corona. Las notas post-it se mantuvieron en su lugar durante todo el día, y “María del Bosque Post-it”, como la llamó espontáneamente un párroco durante la misa de la mañana, fascinó y deleitó no sólo a las chicas, sino también a muchos visitantes que vinieron al Santuario de Schoenstatt durante el día. Otro punto culminante fueron las “sillas suecas” que las chicas pudieron ensamblar y pintar ellas mismas con la ayuda de las dirigentes – un recuerdo muy especial de su visita a Suecia.

Como comunidad una corona viva de la Santísima Virgen

Los días terminaban con una Eucaristía de cierre frente al Santuario muy bien preparada, donde el detective Heiko y la piloto aparecían una vez más y abrían la maleta. Dentro había una carta del Padre Kentenich que había asignado al detective Heiko para buscar la corona. Las chicas se dieron cuenta de que no podían encontrar la corona material en su viaje, sino que ellas mismas, cada una de ellas y ellas como comunidad son la corona viva de la Virgen! Cada chica es preciosa en su singularidad, querida, y una verdadera hija del Rey! Como cristianos, llevamos una corona secreta e invisible en la frente, que habla de nuestra dignidad como hijos de Dios bautizados  Como recuerdo de los días de verano de la MJF, pero sobre todo de su dignidad real, las chicas recibieron al final una pinza para el pelo con una pequeña corona y una pieza de un rompecabezas. Cuando armamos el rompecabezas, se reconoció la imagen que decía: “¡Tú eres mi corona viviente!”

En la fogata con salchichas y marshmallows las niñas crearon una colorida velada de cierre con sus propias contribuciones, hasta que uno por uno los padres vinieron a recoger a sus hijas. Al final bailamos la “danza del vuelo” una vez más y luego fue el momento de despedirnos del detective Heiko y las otras chicas.

Fue una experiencia valiosa para mí pasar estos días con las chicas. Me impresionó especialmente la alegría y el entusiasmo con que las dirigentes se comprometieron a proporcionar a las niñas un tiempo maravilloso y enriquecedor y experiencias comunitarias felices en medio de la pandemia. También me alegró ver que la FMJ y el Centro de Schoenstatt en Dietershausen son un hogar para muchas chicas, donde experimentan una comunidad de apoyo y se fortalecen en su fe.

El manto protector de la Virgen como un concepto efectivo de protección

En estos días hemos experimentado el manto protector de la Virgen como un concepto protector efectivo. Con sabia cautela y firme confianza, estábamos seguros: ¡Schoenstatt y la MJF, no dejaremos que nos quiten esto!

Esa fue una fecha muy lograda en mi calendario.