20.08.2020

Encuentro familiar en Schoenstatt

de Sr. M. Doriett Möllenkamp

en el año de aniversario del movimiento de mujeres

El trabajo en el Centro de Peregrinos en Schoenstatt está siempre lleno de sorpresas.

Una experiencia especial durante las últimas semanas fue la visita de la familia Gerlach y sus parientes. Esta familia está relacionada con Marie Christmann, la difunta Hna. M. Magdalena, y su prima Gertraud von Bullion.

La familia Gerlach había planeado expresamente pasar el día en el Santuario de Schoenstatt. Sin embargo, la familia no sabía que precisamente hace 100 años comenzó el Movimiento Femenino a través de estas dos mujeres en Schoenstatt. Así que la visita se convirtió sorprendentemente en una reunión de aniversario.

Una pequeña visión histórica: Como voluntaria de la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial, Gertraud von Bullion se familiarizó con la espiritualidad de Schoenstatt a través del estudiante palotino Franz-Xaver Salzhuber y su grupo de teólogos, y se puso en contacto con el Padre José Kentenich por correo.

En la primavera de 1920 se convirtió en la primera mujer admitida en la Liga Apostólica de Schoenstatt. En otoño conquista a su prima Marie Christmann. Ambas aspiran a una vida de consagración total en la Liga Apostólica. El 8 de diciembre de 1920, Gertraud von Bullion y Marie Christmann, en una ceremonia privada, se consagraron a la Santísima Virgen como las primeras mujeres de la Liga Apostólica.

La bienvenida a la familia Gerlach tuvo lugar en el Monte Schoenstatt en la plaza de la Iglesia de la Adoración. Uno tras otro fueron llegando los miembros de la familia. Hubo una cálida bienvenida para todos, con un sol radiante.

La Sra. Gerlach me explicó las relaciones familiares: “Mi abuelo Julius era el hermano de Marie Magdalena. También fue él quien le propuso matrimonio a Gertraud. Mi padre Wolfgang, uno de los hijos de Julius, se mudó a Leverkusen por razones profesionales. Marie Magdalena es mi tía abuela y tía bisabuela de nuestros hijos. Originalmente, se planeó que los miembros de la familia del sur de Alemania también se unieran a nosotros. Pero debido al coronavirus esto no fue posible.”

En la Iglesia de la Adoración ofrecí una visita guiada a la familia. Les conté que seguramente su tía abuela o tatarabuela, la Hna. M. Magdalena, venía a menudo a esta Iglesia para rezar y celebrar la Santa Misa.
El réquiem por ella también fue celebrado allí.

Después de visitar la tumba del Padre Kentenich, fuimos al cementerio de las Hermanas y a la tumba de la Hna. M. Magdalena. Allí pude contarles pequeños testimonios sobre la vida de la difunta y también leí el texto de la foto del funeral.

Los parientes no esperaban oír tanto sobre su tía abuela y se conmovieron.
Juntos rezamos en la tumba y agradecimos por la vida de la Hna. M. Magdalena.

La historia de los orígenes desde una perspectiva muy personal

Después de almorzar en la Casa de Peregrinos, la familia Gerlach quiso conocer la historia de los orígenes de Schoenstatt. Nos reunimos cerca del Santuario Original y les conté sobre esa época. Pude contarles sobre pequeños encuentros que Marie Christmann y Gertraud von Bullion habían experimentado en los primeros encuentros de mujeres.

Gertraud von Bullion instó al fundador, el Padre Kentenich, a realizar una jornada de mujeres en Schoenstatt. Sus colaboradores opinaban que la “Casa Antigua” no era un lugar para que las mujeres tuvieran una reunión debido a su simplicidad. Gertraud opinó que preferían dormir en sacos de paja que no venir.

En agosto de 1921 se celebró esta Jornada de mujeres. La misma Gertraud ayudó a preparar un poco la casa. Los bancos de madera frente a las camas se usaron para las conferencias. Se podía ver a Gertraud sentada fuera de la puerta pelando patatas. Fue a buscar a los participantes a la estación del tren con una carretilla para facilitarles el transporte de sus maletas.

Para mí fue un regalo poder hacer la guía desde esta perspectiva. Pude mostrarle a la familia cómo vivían y trabajaban aquí sus parientes y me alegraron las reacciones positivas.

Una pequeña casa para una mujer grande

La estadía en Schoenstatt fue concluida con una visita a la Casa Gertraud von Bullion.

Especialmente las muchas fotos antiguas de la familia y las fotos de las reuniones de mujeres en Schoenstatt fueron muy interesantes para la familia Gerlach. Pero no sólo eso, sino que el propósito de vida de Gertraud von Bullion impresionó a los familiares, lo que expresó en la palabra: “Serviam – Servir”.

En todo sentido fue un verdadero encuentro familiar en Schoenstatt. La familia Gerlach volvió a casa con mucha gratitud. Unos días después, la Sra. Gerlach escribió: “Todavía pensamos en este hermoso día en Schoenstatt. Quedamos muy impresionados por su naturaleza cariñosa y cordial y su don para compartir exactamente lo que era importante para nosotros. Nuestros hijos estaban muy entusiasmados, y eso nos hizo muy felices a mi hermana y a mí, porque la fe cristiana es muy importante para nosotros, y se ha vuelto difícil de transmitir en estos tiempos”.