19.07.2020

EN TIEMPO DE PANDEMIA

de Hna. M. Liliane Dias

… MUCHOS PEREGRINOS VISITAN EL SANTUARIO

Desde el 22 de marzo de 2020, las puertas del Santuario de Schoenstatt

“Tabor de la Permanente Presencia del Padre” en Atibaia,

Estado de São Paulo, Brasil, están cerradas debido a la pandemia del “Covid 19”. Esto inspiró un fuego de ardor misionero en las Hermanas para “salir desde su Santuario” e “ir” de manera virtual a las casas de las familias que en otras circunstancias vendrían al Santuario de la Madre y Reina de Schoenstatt en sus peregrinaciones diocesanas.

Para los que vivimos en Atibaia, es casi incomprensible que día tras día no lleguen autobuses con los muchos peregrinos que generalmente llegan al Santuario con un corazón anhelante y saludan a nuestra querida “Virgen Peregrina”.

El 18 de marzo tuvimos que cancelar la Santa Misa con la renovación de la Alianza de Amor. Además, al principio no se pudieron realizar una, dos, tres, cuatro, cinco, seis y finalmente muchas peregrinaciones diocesanas, las que a veces contaban con cinco mil peregrinos. Esto nos animó a elaborar un plan, con los medios de comunicación social, especialmente Facebook y YouTube, para el Santuario, para que a pesar de todo, el Santuario con sus gracias pudiera ser accesible a las miles de familias y peregrinos.

PREREGRINAMOS POR ELLOS

Si los peregrinos no pueden venir al Santuario, nosotras peregrinamos en su lugar, por ellos, en su nombre. No pueden venir, pero llevamos virtualmente el Santuario a sus casas, ciudades y diócesis. Inspirados por este deseo, inspirados por el amor ilimitado a la Madre y Reina y sus hijos, que tanto aman a nuestra Madre y Reina Tres Veces Admirable de Schoenstatt y su Santuario de Gracia, planeamos emisiones diarias para permitir a la Familia de Schoenstatt y a los peregrinos participar ‘en línea’.

Muchas horas al día de presencia online en el santuario

Comenzamos diariamente a las 9.30 a.m. con la transmisión de la Adoración del Santísimo Sacramento, que continúa y se transmite en YouTube hasta las 12 del mediodía con la oración del “Ángel del Señor”. De esta manera es posible un encuentro personal con Jesús y la Santísima Virgen. A las 3:00 p.m. tenemos la Santa Misa en el Santuario con la participación ‘en línea’ de cientos de personas. Concluimos el día con el rezo del Rosario en alabanza a la Reina y con la petición por salud física y mental para todo el mundo. Cada misterio del Rosario es rezado por una persona o un grupo.

El 23 de marzo, después de que, por orden de la diócesis y la administración de la ciudad, nuestras puertas tuvieron que ser cerradas, comenzamos nuestras peregrinaciones espirituales. Domingo tras domingo acompañamos al Santuario – como estaba previsto en el programa – a cada una de las diócesis que habían registrado su peregrinación anual ese día.

Fue impresionante ver la participación de las diócesis que se habían registrado, y que a las 9 en punto se unieron a nosotros para una peregrinación espiritual a través de Internet. Todo sucedió como si realmente estuvieran aquí presentes: una bienvenida, canciones, oraciones y muchos aplausos y aplausos para nuestra Madre y Reina Celestial – al otro lado del teléfono móvil: de corazones felices, unidos a la Virgen en el Santuario para recibir las gracias y bendiciones en su día de peregrinación al Santuario.

La alegría de la peregrinación espiritual de las diócesis, la presencia espiritual de los peregrinos en la adoración diaria, la participación en línea en la celebración de la Santa Misa y el rezo del Rosario en el mes de mayo nos llenó de inmensa alegría. En el mes de mayo, en pandemia, llevamos en nombre de los peregrinos las flores de mayo a nuestra querida Reina de Schoenstatt. Como no podían venir físicamente a su Santuario de Gracia, queríamos demostrar nuestro amor.

REINA DE MAYO, MI AMOR NO TIENE LÍMITES

El tema: “Reina de Mayo, mi amor no tiene límites” inspiró la planificación del programa. El 1º de mayo tuvimos un día soleado muy hermoso con un cielo azul. Así, la naturaleza alrededor de nuestro Santuario Tabor de Schoenstatt nos invitó a alabar a Aquella que es la flor más hermosa de toda la creación. Ya por la mañana, muchos participaron, en línea, en la alabanza de San José, el padre trabajador y cuidadoso de María y el Niño Jesús. Con San José fuimos en peregrinación al Santuario y nos unimos a todos los trabajadores. Con la bendición de las tarjetas de trabajo, confiamos todas sus preocupaciones y necesidades a San José y llevamos todas sus peticiones al Santuario.

A las 8 p.m. fue el punto culminante de este día, rendimos homenaje a María, la más bella de todas las madres, con todos aquellos que se unieron espiritualmente a nosotros. Un grupo de hermanas con sus instrumentos comenzó el himno de alabanza. Más de mil personas se unieron a nosotros en línea y se unieron al himno de alabanza en honor a la Reina de Mayo.

Algunos testimonios recogidos de los medios de comunicación social:

  • “Qué momento, cuántas gracias hemos recibido… Agradecemos a las Hermanas por este regalo. Nuestra querida Madre Tres Veces Admirable se lo merece.” Ester Morais
  • “¡Parece que estoy en el Santuario! ¡Gracias hermanas! ¡Este himno a nuestra querida Madre y Reina Tres Veces Admirable es demasiado hermoso! Zuzuka Motta
  • “Mil veces ‘¡Gracias!’ Gracias, Madre Bendita, por poder participar en esta bendición. Me siento como si estuviera allí en el Santuario. Graça Siquera
  • „¡El cielo tocó la tierra!“ Cidinha Pinheiro

Tales testimonios nos animaron a preparar con mayor amor el segundo himno de alabanza en la víspera del día de la Madre, el 10 de mayo, con el siguiente tema:

Ella es nuestra Madre

El Santuario estaba bellamente decorado, las canciones estaban bien ensayadas, se prepararon ramos espirituales para nuestra Reina de Mayo. Muchos miles de hijos de María de cerca y de lejos se unieron a nosotros a través de Internet para confirmar con canciones y oraciones: ¡Ella es mi madre!

El punto culminante de la alabanza mariana fue el día de Alianza. Cada 18, las parroquias de las distintas diócesis de nuestro país se unen para renovar su dedicación a la Madre y Reina de Schoenstatt y para aportar sus contribuciones al capital de gracias. Fue sorprendente ver cuántos, ‘en línea’, respondieron a la invitación con el tema:

“Madre y Reina de la Alianza”

A las 8:00 p.m., el Santuario “Tabor de la Permanente Presencia del Padre” abrió sus puertas de forma virtual para acoger a numerosos niños a través de los medios de comunicación social. Como familia expresamos nuestra gratitud por el regalo de la Alianza de Amor, por la irrupción de gracias del 18 de octubre de 1914, que sigue fluyendo a través de la red de Santuarios. Agradecimos por la vida del diácono João Pozzobon, quien se formó en la escuela del Santuario y cantó los más bellos himnos de alabanza a la Madre y Reina, y vivió la Alianza de Amor llevando la imagen de la Peregrina por todo nuestro país brasileño.

Virtualmente unidos en la oración

El mes de mayo terminó con la transmisión de la vigilia de Pentecostés. Unidos a nuestra querida Madre y Reina en el Santuario Coenaculum, imploramos el descenso del Espíritu Santo, con sus dones y frutos, sobre la Santa Iglesia y toda la humanidad.

Las palabras de nuestro Padre y fundador se hicieron más concretas:

“Schoenstatt, nuestro Santuario… debería ser sobre todo nuestro Cenáculo. Esta es la silenciosa expectativa y esperanza que nos reúne aquí en este momento. En nuestro Cenáculo esperamos el gran milagro de Pentecostés, así como inundó y transformó el alma de los apóstoles. (El Espíritu Santo y el reino de la paz“, versión alemán, S. 360)

Con miles de peregrinos, virtualmente unidos en la oración, transformamos nuestro Santuario en un Cenáculo.