27.06.2020

CARITAS – UN PEDAZO DE CIELO EN LA TIERRA

de HNA. M. JOANNA BARTYŚ / POLONIA

Del 3 al 31.05.2020, la

Hermana M. Joanna Bartyś

pasó un tiempo como voluntaria en el 2º Departamento de la Institución de Salud y Cuidado, que es dirigido por Caritas de la Arquidiócesis de Varsovia. Los pacientes y gran parte del personal de esta institución se vieron afectados por la enfermedad del coronavirus. En esta situación, la dirección de la institución pidió ayuda voluntaria a las Comunidades de Vida Consagrada. Nuestra hermana M. Joanna fue una de las hermanas y hermanos de diferentes comunidades que aceptaron este desafío. Después de terminar esta tarea, pasó por el período de cuarentena y tuvo los exámenes obligatorios. Entonces ella pudo regresar a nuestra comunidad en Otwock-Świder. Ella informa sobre sus experiencias durante este tiempo:

Nuestra vida humana está llena de los más diversos eventos, situaciones, encuentros, conversaciones. La mayoría de ellos son los acontecimientos que ocurren de forma natural en nuestra vida cotidiana, a los que normalmente no damos mucha importancia porque los damos por sentado. Pero sabemos muy bien que si nos detenemos y buscamos en los acontecimientos de la vida las huellas de la presencia divina, podemos descubrir el saludo de Dios que confirma nuestro camino y nos fortalece para cumplir su voluntad.

SERVICIO DE AMOR a los enfermos

Con tal convicción interior, que no provenía de un sentimiento de seguridad, sino de la confianza en Dios, el domingo del Buen Pastor me puse en marcha para el SERVICIO AMOROSO a los enfermos en la Institución de Salud y Cuidado de CARITAS de la Arquidiócesis de Varsovia. Mi servicio voluntario en el cuidado de los enfermos ocurrió en un momento difícil cuando los pacientes y una gran parte del personal estaban infectados con el coronavirus.

Los pacientes que habían estado luchando con la discapacidad y el dolor físico durante mucho tiempo se enfrentaron a un sufrimiento adicional durante este tiempo. Experimentaron la necesidad de varios meses de aislamiento de sus parientes, la suspensión de sus tratamientos de rehabilitación y la ausencia de un sacerdote en su institución. Tal situación sólo puede ser soportada – con paz en el corazón – por personas que creen profundamente, que saben que el sufrimiento es ¡un CAMINO hacia la meta y la muerte es una puerta de entrada a ella!

Pero para las personas que perdieron esta perspectiva del cielo hace años, y aún más para aquellos que aún no han aceptado esta verdad, la vida cotidiana en tales circunstancias se volvió oscura, sombría e incluso desesperada.

Iluminando el anhelo de la gente con la luz de Cristo

Éramos personas consagradas de diferentes comunidades, representando diferentes carismas, que muy rápidamente creamos una comunidad de misión unida.  Nuestro ministerio fraterno, además de todas las actividades de cuidado necesarias, tenía como principal objetivo iluminar el inmenso anhelo de estas personas con la luz de Cristo. Sólo DIOS sabe lo que ocurrió durante este tiempo en los corazones de las personas que nos fueron confiadas por la Divina Providencia.  Pero los ojos brillantes de los pacientes, la verdadera y profunda alegría, hablan del hecho de que el querido Dios nos quería allí y estaba presente en nuestro servicio. Al despedirnos de una mujer que antes se había mostrado muy “dudosa”, las palabras fueron: “Hermana, hasta que nos encontremos allí, del que se dice: ‘ningún ojo ha visto y ningún oído ha oído…'”.

Comunión en el Espíritu Santo

Uno de los grandes laicos con los que trabajamos allí dijo que sólo el Espíritu Santo podía crear una comunidad tan hermosa: una comunidad de personas que no se conocían antes, de diferentes edades, procedentes de diferentes congregaciones religiosas, de diferentes partes de Polonia e incluso de diferentes países, que prestaban diversos servicios: ¡desde servicios médicos, de enfermería, hasta servicios de orden y desinfección!

“Nuestro Dios está cerca y nos pide que estemos cerca unos de otros, no que nos separemos unos de otros. (…) Por miedo a la infección, puede que no seamos capaces de acercarnos físicamente, pero podemos despertar en nosotros una actitud de cercanía mutua. Esto es posible – con la oración, con la ayuda, con muchos tipos de cercanía.” Estas palabras del Papa Francisco, pronunciadas al principio de la pandemia, reflejan muy bien mi experiencia personal: la cercanía de las Hermanas y de muchas otras personas que me acompañaron y de todos aquellos a los que había sido enviada.

Esta cercanía espiritual en la oración, en el sacrificio… me ha dado fuerza. Por la unidad espiritual en la misión COMPROMETIDA con todos los que se comprometieron, me gustaría expresar mi más sincera gratitud – ¡en mi nombre y en el de todo el personal y los pacientes!