26.06.2020

Corpus Christi en la Liebfrauenhöhe en un momento especial

de Hermana M. Thereslitha Wehrle

El coronavirus lo cambia todo, incluso la fiesta de Corpus Christi

Corpus Christi – siempre un punto culminante del año en Liebfrauenhöhe con más de mil participantes en la Santa Misa y la procesión solemne. Las grandes alfombras de flores son hechas por las Hermanas y un gran equipo de ayudantes la semana anterior. ¿Cómo se hará este año, cuando las regulaciones de la pandemia, especialmente las regulaciones de la distancia, determinan nuestra vida cotidiana?

Tanto las Hermanas como los muchos que procuran la información no podemos imaginarnos el Corpus Christi sin una celebración festiva. Estamos entusiasmados con el plan de celebrar la Eucaristía al aire libre en la pradera hacia el Santuario con un máximo de 100 participantes. El obispo auxiliar Thomas Maria Renz renovó su promesa de presidir la misa. Si la Santa Misa se celebra afuera, todos los participantes podrán cantar las hermosas canciones del Corpus Christi con todo su corazón.

 Pequeñas alfombras de flores honran a Cristo en el Santísimo Sacramento

Alrededor del altar y en el camino, pequeñas alfombras de flores para honrar a Cristo en el sacramento de la Eucaristía. La dueña del vivero de Stuttgart, que nos da muchas flores cada año, se alegra mucho cuando se lo pedimos de nuevo. Nos dan un coche entero lleno de rosas, espolones y otras flores y ramos.

Pero en la medida que nos acercamos al domingo en que queremos celebrar el Corpus Christi en Liebfrauenhöhe, el pronóstico del tiempo empeora. Afortunadamente tenemos nuestro gran salón de actos. Ya hemos medido y preparado las salas que se pueden abrir para los eventos. ¡Podemos acomodar a 100 personas allí!

Con alegría y muchas hermosas flores regaladas se decora el escenario como un altar, se dibujan los lugares con los nombres de las personas registradas y se hacen nuevos planos para el orden. Las alfombras de flores previstas encontrarán un lugar muy adecuado en el patio, a través del cual al final el Santísimo Sacramento será llevado a la Iglesia de la Coronación con una mini procesión. Aquí los niños podrán esparcir flores.

La concentración en lo esencial se hace sentir

Tenemos que prescindir de cantar juntos, pero en nuestros corazones nos unimos a la alabanza de Dios que canta el coro y entremedio la asamblea reza algunos de los versos de la canción. Hay una atmósfera muy recogida, densa y solemne. La celebración de la fiesta no tiene la rutina de costumbre, sin embargo, aquí se puede sentir la concentración en lo real, el agradecimiento por el gran regalo de la Eucaristía y por la posibilidad de celebrar juntos de nuevo.

Esta gran consideración se apoya en la homilía del obispo auxiliar Renz sobre el himno “Tantum ergo”. Al final de la Santa Misa y en el transcurso de la tarde, muchos acogen la invitación a la adoración ante la custodia en la Iglesia de la Coronación.

¡¡¡Alarma de incendio!!!

El obispo auxiliar Renz y nuestros dos monaguillos expresan su admiración por la hermosa celebración en la sacristía. De repente suena una espantosa y urgente señal de sirena: ¡¡¡Alarma de incendio!!! Primera pregunta: “¿Dónde está el quemador de incienso?” Oh horror, cuelga en el pasillo frente a la sacristía como en los viejos tiempos y el humo se eleva directamente a la alarma de incendios montada arriba. El cuerpo de bomberos está rápidamente en el lugar; no ayuda que sea una falsa alarma y “sólo” el incienso. Para los niños que participaron en la celebración, ¡este es un final glorioso!

Fronleichnam 2020 LH