28.04.2020

La crisis del coronavirus y mi vocación

de Hna. M. Anika Lämmle, Liebfrauenhöhe

Mi vocación se remonta a unos 40 años. Si no considero la vocación como un evento a fijar en el tiempo, sino como un proceso o un camino, ciertamente puedo encontrar una conexión con la crisis del coronavirus.

He experimentado mi vocación en los últimos 40 años como algo dinámico. Hubo y hay senderos de gran altitud con experiencias en las cumbres; senderos en el fondo de los valles y senderos en el desierto con períodos de sequía. Y en algún punto intermedio están los caminos de la vida cotidiana. Estoy sumamente agradecida por todos los impulsos y oportunidades que se han dado en nuestra comunidad para vivir nuestra propia vocación, para “renovar el primer amor”, para volver al origen de mi camino y para entrar en contacto con lo que me llenó “en aquel entonces”. En mayo de 2019, personalmente me sentí muy interpelada con lo que la Hermana M. Aleja, nuestra Superiora General, nos recomendó para un tiempo intensivo dentro de la comunidad: Debemos cultivar conscientemente la alegría y la gratitud por nuestra vocación, que liberará fuerzas para las pruebas de todo tipo. Y esto es exactamente lo que estoy experimentando en este momento.

Dos aspectos: “tener un ‘para’” y “ser importante y necesaria”.

Para mí, dos aspectos han sido cruciales en mi historia vocacional: el “tener un para” y la experiencia de ser “importante y necesitada”. “¡Estoy aquí para algo grande!” Así es como puedo resumir mi perspectiva y motivación en ese momento. Esta gran obra es simplemente Schoenstatt y Schoenstatt para la Iglesia. Dedicarme completamente a Schoenstatt, a la Iglesia, eso sólo era concebible para mí como Hermana de María de Schoenstatt. Porque fuimos fundadas como una comunidad para Schoenstatt.

Convertirse en María para hoy.

Con el crecimiento en la comunidad y en la espiritualidad de Schoenstatt, lo “grande ” tiene un perfil, un nombre: Convertirse en María para hoy. Eso significa convertirse en una mujer – como María: completamente entregada a Dios y completamente orientada a las personas.

Es precisamente aquí donde las limitaciones de la crisis del coronavirus ofrecen oportunidades: desarrollar e implementar ideas, tanto a nivel personal como comunitario, de cómo podemos ahora acompañar a las personas, fortalecer su fe y apoyarlas en la oración. Me alegra y me motiva a participar en esto.

En preparación para la Solemnidad de la Anunciación del Señor, rezamos la novena “Lo que sea: Con María” y el rosario, e invitamos a la gente a rezar con nosotros a través de la página web de nuestro centro de Schoenstatt Liebfrauenhöhe.

Antes de la Semana Santa, lanzamos la iniciativa “Iglesia llena”: en la que celebramos nuestra Santa Misa diaria en nombre de los muchos a los que se les ha impuesto la renuncia. Hasta el día de hoy, la gente todavía se interesa por participar en esta iniciativa. Ponemos sus nombres, peticiones o fotos en una caja de corazones que se coloca en el altar durante la Santa Misa y en el Santuario junto a la Santísima Virgen durante el día. Significa mucho para mí que puedo llevar esta caja de corazones diariamente desde la iglesia hasta el Santuario y de vuelta por la noche.

En Pascua de Resurrección cantamos y tocamos canciones de Pascua en nuestro sistema de sonido exterior para que muchos pudieran escucharlas. Y nos inspiramos en el proyecto “Flashmob de Pascua silenciosa” y escribimos el mensaje de Pascua con tiza en el conocido sendero para bicicletas que hay debajo de nuestras instalaciones.

Me he vuelto a sentir agradecida de ser una Hermana de María de Schoenstatt, en y con mi comunidad, de usar los desafíos actuales como una oportunidad para vivir lo que se nos ha pedido hacer de una manera nueva, diferente y nuevamente consciente en nuestra vida diaria.