19.04.2020

Creando una atmósfera sagrada

de Sr. M. Lizzy Arakkaparambil

La Semana Santa y la celebración de la Pascua

 en medio de la crisis del coronavirus en la India       

La Semana Santa y la celebración de la liturgia de Pascua fue inusual e inolvidable para todas nuestras filiales y para las hermanas externas en la India. En nuestra casa regional de Bangalore casi todas las hermanas pudieron hacer su Retiro anual antes de la Semana Santa, desafortunadamente dos días sin Santa Misa. Todas las demás filiales y las hermanas externas de nuestra región pudieron también prepararse bien para la gran fiesta de la Pascua con oración y silencio durante este tiempo de coronavirus.

Un externado donde sólo hay dos hermanas, pudieron turnarse para hacer retiro. Se cuidaban mutuamente y se ocupaban de la casa. Fue una situación peculiar y lamentablemente tampoco tuvieron la oportunidad de Santa Misa. Estaban solas en la casa todo el tiempo sin poder salir. Las celebraciones de Semana Santa y de la Pascua fueron por Internet.

Dos de nuestras hermanas viven en un piso alquilado con una familia en el sur de Kerala. Ellas escribieron: “Por lo general estamos aquí en nuestro Santuario Hogar, no podemos salir, pero es un consuelo que cada una tenga su propio Santuario Hogar”.  Agregan: “Desde el Domingo de Ramos hemos estado rezando todos los días el Vía Crucis con la familia en la terraza. La familia estaba muy feliz de que pudiéramos hacerlo juntos. También pudimos participar en la celebración de la gran semana y la liturgia de la Pascua sólo a través de YouTube o en la televisión, en vivo desde la diócesis, sin la Santa Comunión, por supuesto.”

Nuestra celebración de la Semana Santa en medio de la crisis del coronavirus.

Las Hnas. M. Josy Parokkaran y Sr. M. Christne  Maniyath cuentan:
“La Cruz de Jesucristo es la representación simbólica del más profundo e infinito amor misericordioso de Dios por la humanidad. Cristo no sólo nos habló a través de su vida, sino que también nos habló a través de su muerte.

Hemos celebrado la Semana Santa a pesar del aislamiento causado por el coronavirus, y es una alegría compartir con todos cómo hemos encontrado nuevas formas de mantener viva la fe en la pequeña familia con la cual vivimos en Trivandrum.

Sabemos que la Semana Santa, en la que conmemoramos el sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús, es muy especial para cada cristiano. Hemos tratado de crear una atmósfera sagrada en el lugar donde vivimos. Durante la cuarentena del coronavirus las iglesias están vacías, los creyentes rezan en casa. Durante este tiempo nuestros santuarios del hogar son nuestra iglesia, nuestros corazones son nuestra iglesia. Con la ayuda de los medios de comunicación, las dos hermanas, junto con los miembros de la familia aquí, hemos tratado de mantener el ambiente de la Semana Santa en la casa. Todas las mañanas asistíamos a la Santa Misa a través de la televisión, Shalom TV. Durante la Semana Santa, junto con los miembros de la familia, decoramos las estaciones del Vía Crucis en la terraza.”

Un memorable Viernes Santo

Fue un Viernes Santo memorable. La cruz se colocó en una mesa y se colocaron velas a ambos lados. Intentamos crear la atmósfera de la iglesia en la terraza. Nos reunimos para la liturgia del Viernes Santo. A las 12.30 pm nos reunimos todos en la terraza para el Vía Crucis. Hacía mucho calor con el sol de mediodía, pero era adecuado para un Viernes Santo. Los niños de esta casa habían escrito cada estación en una hoja de papel y la habían pegado a la pared de la terraza. Eran tres niños. Uno llevaba la cruz y los otros dos llevaban las velas. La Hna. M. Josy comenzó con una oración introductoria en la que rezó por todas las personas del mundo, especialmente por los afectados por la actual crisis del coronavirus. Cada miembro de esta familia rezó el Vía Crucis. Era un día tan soleado y el calor era insoportable, pero a pesar de todo, todos pudimos rezar y acompañar espiritualmente con devoción al Salvador en el Vía Crucis. Fue una experiencia profunda y especial. Aunque no podíamos ir a la Iglesia, pudimos experimentar la atmósfera del Viernes Santo aquí.

El domingo de Pascua con vestidos blancos

El día de Pascua pudimos participar en la Santa Misa a las 24.00 horas. Las hermanas llevábamos nuestros vestidos blancos y los miembros de la familia también vinieron con ropa nueva. Así que fuimos “a la iglesia” para participar en la Santa Misa. Apagamos todas las luces y teníamos las velas encendidas en nuestras manos. Con mucha devoción y oración participamos en la Santa Misa, que fue transmitida por televisión. Después de la Santa Misa deseamos a los miembros de la familia una bendecida y feliz Pascua y les dimos los huevos de Pascua que habíamos preparado. También habíamos preparado un plato con algunos chocolates y se los dimos. Esta fue una nueva experiencia para ellos. La hermana M. Josy dio un pequeño mensaje sobre la Pascua y la nueva vida en Cristo.

Estamos agradecidos a Dios por haber podido experimentar la alegría de la Pascua aquí con esta familia.”

En Waynad, Kerala, las hermanas pudieron celebrar toda la liturgia por televisión, no tenían otra opción.

Nuestras hermanas en Kerala, Irinjalakuda, estaban muy agradecidas a la Sma. Virgen. Celebraron la Santa Misa en la capilla de nuestra casa los tres días del triduo: Domingo de Ramos, Jueves Santo y también el Domingo de Pascua. Ahora nuestras Hermanas también tienen la Santa Misa en nuestra casa todos los días con algunas personas de los alrededores. Allí el párroco ha recibido un permiso de la policía, y así, para su gran dicha, pueden celebrar presencialmente todos los días la Santa Misa.

En Tamil Nadu, en Salem, nuestras hermanas celebraron la liturgia de Pascua en la iglesia con muy poca gente.

En Bangalore, el Jueves Santo, nuestras hermanas pudieron participar en la celebración de la Última Cena a través de Internet. La diócesis transmitió la misa del obispo y teníamos una conexión a Internet en la capilla de la casa. Fue una experiencia hermosa y profunda de que realmente celebrábamos la Santa Misa con ellos. Al final de la Santa Misa también pudimos recibir la Santa Comunión.

También se nos permitió celebrar la vigilia de Pascua en la capilla de nuestra casa. Un Padre de los Padres de San Pablo, nuestra comunidad vecina, vino y nos dio esta gran alegría. También vino el domingo de Pascua por la mañana y celebró la Santa Misa para nosotros. Después de todo, podemos decir que fuimos ricamente bendecidos. De esta manera pudimos tener presente espiritualmente y rezar por todas nuestras hermanas en el mundo entero que no tuvieron la oportunidad de celebrar presencialmente la Santa Misa; también por las muchas personas en el mundo entero que están afectadas por esta enfermedad del coronavirus. Estamos muy agradecidas a la Sma. Virgen por toda su ayuda y por estar protegidos.

Hemos cerrado el Santuario de Bangalore para la gente de fuera. Nosotras las Hermanas hemos hecho adoración durante algunas horas. No pudimos comprar flores para la Pascua. Así que las hermanas se pusieron creativas y decoraron de forma sencilla con las flores que tenemos en el jardín.

Todo el país consagrado al Corazón de Jesús y María

El domingo de Pascua,  a las 12 horas, los obispos de la India unidos consagraron todo el país de la India al Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de la Madre de Dios en la causa del coronavirus. Se transmitió a través de Internet y todas las comunidades pudieron participar. El mismo día a las 8:00 a.m. todas las familias católicas encendieron una pequeña luz frente a sus casas y rezaron por el mundo entero.

De esta manera pedimos al Salvador Resucitado que envíe su luz divina a esta oscura situación del mundo con el coronavirus, para que se despierte nueva vida de fe y el mundo pueda creer en la verdadera luz de Jesucristo.