08.04.2020

Prohibición de contacto. Prohibición de salida.

de Hna. M. Linda Wegerer

¡Crisis del coronavirus! Eventos cancelados:

De la noche a la mañana “se acabó todo”.

O? –

Jesús en los últimos días de su vida:

¡Cómo se esforzó para transmitir su buena noticia a los hombres! ¡Cuánto emprendió!

Las multitudes se reunían a su alrededor – y él alimentó sin esfuerzo a miles.

Lo vivaron, le prepararon una magnífica entrada a la ciudad capital.

Y luego se reúne con un grupo en una sala para la celebración de la Pascua. En esa hora se da a sí mismo como don.

Y lleva a cabo su entrega: en cautiverio, maltrato, condena y muerte en la cruz.

Él permite que “se acabe todo” – por amor.

Muchos de sus seguidores se imponen ahora una ‘prohibición de salida’. Algunos, sin embargo, no evitan el contacto. Se quedan con él.

María, su Madre, no sólo se queda allí: da su sí y colabora.

De esta manera se convierte en una ‘persona de contacto’ para muchos, para todos aquellos que son llamados a seguir el camino de su Hijo.

Al final no está la muerte sino

la coronación de la vida – la Resurrección.