02.04.2020

Schoenstatt camina con la Iglesia

de Hna. M. Rosequiel Fávero / Fotos: Marca Kazumi

Al comienzo de la Cuaresma, se creó en Roma y en algunas diócesis del mundo una Comisión de Ayuda a los Menores. Se trata de una respuesta a la llamada del Santo Padre, el Papa Francisco, en su Motu proprio

“Vos estis lux mundi” (Vosotros sois la luz del mundo)

del 7 de mayo de 2019, que contiene las nuevas medidas para todas las diócesis del mundo en la lucha y la prevención de los abusos sexuales de los funcionarios de la Iglesia a menores y personas indefensas.

El miércoles de ceniza a las 5:00 p.m., se estableció una comisión especial para ayudar a los niños, jóvenes y personas indefensas en la arquidiócesis de Porto Alegre/RS-Brasil, y la comisión comenzó inmediatamente su trabajo en la arquidiócesis.

La Familia de Schoenstatt está muy feliz porque una Hermana de María está presente en esta comisión, la Hermana M. Denise Mendes Ternes. Ella pertenece a esta comisión como secretaria y psicóloga, y también entiende su tarea como un compromiso de Schoenstatt con la Iglesia.

En esta entrevista, la Hermana M. Denise explica su misión:

¿Qué opina de su misión en esta Comisión?

Considero que es un gran privilegio servir en esta Comisión. Es una misión que la Familia de las Hermanas me ha confiado. Me siento representante de la Familia de Schoenstatt a aportar a la Iglesia respondiendo a lo que el Santo Padre el Papa Francisco quiso a través de estas comisiones, para enfrentar las situaciones de abuso que vivimos en la Iglesia hoy.

Ser llamada a servir en esta Comisión aquí en la Arquidiócesis de Porto Alegre es un gran desafío, pero repito, también es un gran privilegio. Aquí puedo hacer algo de lo que nuestro Padre y Fundador, el P. José Kentenich, siempre quiso hacer: servir a la Iglesia desinteresadamente. Porque hemos sido fundados como Movimiento para trabajar y dar lo mejor de nosotros en la Iglesia y la sociedad.

¿Cómo puede Schoenstatt ayudar en esta misión?

No es noticia que la Iglesia esté involucrada en las situaciones del mundo en nuestro tiempo. No es inmune a todos los sufrimientos a los que la sociedad también está expuesta. Sabemos muy bien que estas situaciones son fruto de una sociedad moralmente corrupta, porque el hombre es moralmente corrupto. Creo que en este sentido, nosotros como Movimiento de Schoenstatt tenemos mucho que dar, especialmente a través de la Alianza de Amor y la pedagogía de las vinculaciones.

El P. Kentenich siempre trató de dar una respuesta a los desafíos y situaciones de la sociedad y la Iglesia. Siempre lo intentó con una actitud de servicio y mostró la riqueza de nuestra espiritualidad: la alianza de amor, la fe en la Divina Providencia, la realidad de que somos instrumentos en la mano de Dios para construir un mundo mejor. En este sentido me siento feliz, aunque será un trabajo con muchos desafíos.

¿Con qué actitud ve esta misión?

Con la voluntad y el espíritu de servicio de ayudar en esta Comisión, donde hay muchos expertos de diferentes campos y un comité multidisciplinario.

Donde cada uno de nosotros puede dar un poco de sí mismo para aliviar el sufrimiento de muchas personas juntas. Colaborar con la Iglesia, que se preocupa por el sufrimiento infligido a muchos niños y jóvenes que ya son adultos. Han sufrido mucho en el pasado y siguen sufriendo porque el dolor no desaparece. Sólo podemos aliviar. Al mismo tiempo, también podemos encontrar maneras de prevenir mayores daños que puedan ocurrir. Se propone atender no sólo a las víctimas, sino también a los autores, que también deben estar acompañados. Por supuesto, deben ser responsables de sus acciones. Pero también necesitan estar acompañados por profesionales, porque también hay enfermedades y sufrimientos muy graves.

Ciertamente los schoenstattianos en muchos lugares del mundo trabajan con la Iglesia en varios campos, inspirados por las palabras del Padre José Kentenich:

“Todo para Schoenstatt, Schoenstatt para la Iglesia y
la Iglesia para la Santísima Trinidad”.