18.03.2020

CORONA

de Hna. Gretelmaria Wolff

CORONA – un Virus

•   se está extendiendo de forma explosiva por todos los países del mundo, cada día nos llegan nuevas noticias sobre su propagación, su lucha, sobre las precauciones y medidas de protección, recomendaciones, obligaciones …

•   Se cancelan los eventos y reuniones de todo tipo, se cierran escuelas, guarderías y tiendas, y los contactos sociales se limitan a lo necesario. Un estado declara un desastre …

•   Las visitas a hospitales y hogares de ancianos están estrictamente reguladas …

•   Nuestras iglesias, incluso la basílica de San Pedro, están cerradas por órdenes oficiales. Esto no ha ocurrido nunca en todos los siglos. Las santas Misas sólo pueden ser celebradas – pero también, qué bendición – a través de los medios digitales. ¿Que sucederá con Semana Santa y Pascua?

•   Consecuencias imprevisibles para los individuos, los grupos, la sociedad, la economía – en todo el mundo – durante un tiempo imprevisible…

CORONA – una “infección” con una visión creyente

Nos enfrentamos a muchos desafíos, preguntas, incertidumbres y temores. El pánico puede aparecer en el fondo.
Sea lo que sea que resuene en estos desarrollos, nosotros como creyentes vivimos en la Alianza de Amor con la Santísima Virgen. Caminamos nuestro camino de la mano de nuestro Padre y Fundador. La pregunta que siempre se hacía, que a menudo nos sugería, surge espontáneamente en nosotros.

  • ¿Qué quiere decirnos Dios con este desarrollo?
  • ¿A qué nos quiere llamar la atención?
  • ¿Qué puertas quiere abrirnos cuando, de pronto, otras se cierran?

No dejemos que la actual situación de emergencia de muchas personas nos frene o desanime. En cambio, fortalezcamos nuestra confianza en la sabia y amorosa guía de Dios Padre, que puede crear maravillosas obras de arte de lo que por fuera parece un quiebre.

Que nuestro Padre y Fundador nos “infecte” con SU convicción creyente:

♥   “Dios es bueno. Él es la bondad y el amor mismo. Está más preocupado que yo por mi bienestar.

Sus planes, que regulan mi vida, son planes de amor. Por lo tanto no debo cambiarlos a mi favor, sino adaptarme a ellos.” J. K.

♥   “Una de las razones más importantes por las que no debemos tener miedo es que también debemos dar al buen Dios la oportunidad de hacer algo.” J. K.

♥   “La vida puede jugar con nosotros no importa cuán duro, no importa cuántas batallas tengamos que pelear, no tenemos miedo. La Virgen extiende sus manos sobre nosotros y nos cuida en todas las situaciones.” J. K.

El Padre Kentenich rezó en los grandes peligros del campo de concentración de Dachau, lleno de confianza la siguiente oración:

“Madre, acógenos solícita bajo tu manto
para que nuestro caminarsiempre sea en el cielo;
a quienes acudimos a ti con grandes necesidades,
protégenos del hambre, de la peste y del fuego.” J. K.

– una visita en el santuario original –