17.02.2020

Hay esperanza: una corona

de Hermana M. Jimena Alliende

UNA RÉPLICA DE LA CORONA
PARA EL SANTUARIO CENÁCULO de BELLAVISTA, CHILE

En Chile no hay tranquilidad social ni eclesial, pero hay una esperanza ¡una corona para la MTA en el Santuario Cenáculo de Bellavista!  Hace dos años -18 enero 2018- ladrones robaron la corona histórica con la que coronó el padre Kentenich en 1949, días después del tercer hito de la historia de Schoenstatt, 31 de mayo.

Conmueve mirar la imagen de gracias, la MTA sin su corona. Tiene que llegar el día en que Ella reciba nuevamente la corona del 31 de mayo.  Es una corona que habla de una gran misión y que significó un exilio para el Fundador. La actual generación es responsable de ella.

El robo todavía remece los corazones y surge una corriente de coronación. Las ramas de Movimiento, los Institutos y Federaciones se suman renovando coronaciones. Así madura la idea de regalarle una corona a la MTA. Una Hermana de María, orfebre, labra una corona idéntica a  la original. El 18 de enero fue la oportunidad para bendecirla después de una Eucaristía en la Iglesia del Espíritu Santo, ante una gran asamblea de schoenstatianos y peregrinos que llegaron a pesar de un calor abrazador y período de vacaciones. A partir de este día ha comenzado a peregrinar por la cadena de santuarios del país.

Los ‘estallidos sociales’ desencadenados en octubre recién pasado han generado   inseguridad, desconfianza y temor ante el futuro.  Entonces es la hora de apelar a la Reina de Schoenstatt con las palabras del Padre Kentenich en 1949:

“El mundo de hoy está enfermo. Parece que nos acercamos a su fin y por eso surge la pregunta ¿Cuál es el sentido de estos grandes sucesos mundiales? ¿Qué sucederá?  … “Como educadora de las naciones, como Reina del pueblo chileno, eres la que toma en tus manos la educación de cada uno y toda la sociedad. … Acepta por esto nuestra corona”. … Acepta pues la corona y si Tú después también nos quiere regalar una Corona, que ese signo nos recuerde siempre que en total dependencia tuya, nos arriesgamos valientemente en todas las luchas que el Dios Uno y Trino haya previsto para nosotros…” 5.6.49.

La corona que ha sido bendecida el día 18 de enero es una réplica de la corona original, pero en la base lleva una estrella que simboliza a Chile en la actual situación. En la bandera de Chile hay una estrella que también puede simbolizar a María como estrella guía.

Seguramente vendrá otro paso.  Schoenstatt en el mundo entero se ha de sumar a esta corriente de coronación  porque la Misión del 31 de Mayo pertenece a todos los que han sellado la Alianza de Amor.  Es la corona de la misión, la corona de la Reina comprometida para rescatar occidente de la ruina.

Por último, para el Instituto de las Hermanas de María es un motivo de orgullo que la Hermana M. Dyana, orfebre, sea quien la está labrando. Muchas personas han entregado objetos de oro para que sean incorporados como símbolo de amor y confianza a la MTA.

Creemos que esta corona será decisiva para los destinos de país y más allá.