13.09.2019

Son cercanas a la gente (2a parte)

de Patricia Hobi, Mels, Suiza

Una periodista vive un día con las Hermanas de María de Schoenstatt

Extracto de un artículo periodístico de Patricia Hobi, Mels, Suiza

(2a parte)

Una vida para Dios y para el prójimo: en el “Centro Nuevo Schoenstatt” en Quarten viven 28 Hermanas de María de Schoenstatt.

Una visita realizada allí muestra que ellas no viven aisladas.

Jueves

Generalmente no me levanto antes de las 7 de la mañana. Pero el horario de las Hermanas de María es diferente. Se levantan ya antes de las 6.00 hs y van a la capilla de María. El día comienza como ha terminado: con una oración. Otra vez una Hermana reza una estrofa y las demás Hermanas continúan “en coro” con el texto siguiente. Después de la oración de la mañana cada Hermana reza otros 30 minutos personalmente. A las 7.30 hs es la celebración de la Eucaristía en la capilla de la casa. Además de las Hermanas de María hay otras personas, quizás huéspedes del hotel y otros que participan con gusto de esta santa Misa.

En el campamento de vacaciones con el tema: buscadores de oro

Poco después de las ocho, el párroco nos envía en paz y yo siento como si ya hubiera hecho una cantidad enorme de cosas en este día – aún sin desayunar. Ahora tengo hambre y por suerte me encuentro ya a la salida con la Hermana M. Monia Schnider. Desayuno con ella y con las familias que están participando del campamento de vacaciones “Muki-Vaki”. El tema del campamento es: “buscadores de oro”. Se realiza todos los años este programa. La Hermana M. Monia lo está realizando por séptima vez, y cada vez ofrece un programa variado a los participantes. Hoy parten a Unterterzen a disfrutar del lago.

Preparar juntas arreglos florales

Mi próxima estación es con la Hermana M. Antonia Stanek en un salón lleno de flores, macetas y material de decoración. Ella viene de Polonia, hace 18 años que es Hermana de María y los últimos 6 los ha vivido en Quarten. Como sacristana se ocupa de adornar las iglesias. Juntas preparamos los arreglos florales. Gladiolos rojos y lirios amarillos a los que agregamos algunas hojas verdes. La Hermana M. Antonia es muy experimentada en esta tarea, yo para nada, lo cual se nota también en el adorno preparado por mí. Sin embargo a ella le gusta lo que he preparado y la verdad es que a mí también. Llevamos juntas los adornos florales a la capilla de la casa y los ubicamos junto al tabernáculo – el lugar donde se guardan las hostias. Las flores todavía están cerradas, pero pronto se abrirán y llenarán la capilla con su hermosura.

“En camino hacia ti”

Poco antes del almuerzo me acompaña a donde está la Hermana Ursula-Maria Bitterli. Esta Hermana me cuenta del proyecto “En camino hacia ti”, que consiste en que una imagen de María va visitando familias interesadas en recibirla. Quien inició este proyecto fue Joao Luiz Pozzobon, brasileño. Entre tanto hay 300.000 imágenes peregrinas en camino en 120 países, y casi 900 en Suiza y en Liechtenstein. Antes del almuerzo las Hermanas de María rezan otra media hora.

Una conversación animada y una escucha atenta

A las 13.00 hs es el almuerzo, hoy afuera. Una Hermana está detrás de la parrilla. Las otras se han reunido en torno a los bancos. Reina una atmósfera de alegría. Las Hermanas conversan. Una toca la guitarra y otras cantan. Muchas veces cantan juntas y esto les causa alegría. Después del helado las Hermanas quieren saber qué hago en mi profesión y por qué estoy hoy aquí. Nos sentamos en ronda y las Hermanas me escuchan atentamente y me plantean preguntas. Un poquito un mundo al revés.

Fotos de padres con sus bebés

Mi última estación es junto a la Hermana M. Joseline Becchio quien, como Hermana del Movimiento tiene responsabilidad por las familias y organiza seminarios para familias y matrimonios. De su pared cuelgan fotos de padres con sus bebés recién nacidos, sonriendo a la cámara. Y una vez más veo por qué las Hermanas acentúan que no están aisladas en un convento sino que viven en un Instituto Secular. Están cerca de las personas y quieren brindarles algo.

A las 16.00 hs me despido y regreso a la redacción. Creo que aunque mi vida es muy diferente de la de las Hermanas, tenemos sin embargo algunas cosas en común. Todas tenemos nuestros valores y convicciones, tomamos nuestras decisiones con todas sus consecuencias y con la esperanza de ser felices.