22.06.2019

“Apóstoles” en la Cabalgata de Gymnich

de Hna. M. Adele Gertsen

Unos 200 caballos, grandes y pequeños, la misma cantidad de jinetes, jóvenes y mayores, padres y madres que acompañan a sus hijos jinetes – un cuadro multicolor que se nos presenta también este año en la Cabalgata de Gymnich.

El párroco del lugar, P.Joseph Piko, cabalga en un caballo blanco. Su gran capa pluvial cubre su caballo. En una mano lleva la cruz con una reliquia de la Cruz de Cristo. Parece no cansarse, aunque con la cruz bendice incesantemente a los jinetes y a los muchos espectadores al borde del camino, como también a los puesteros y sus puestos que ocupan los bordes de las calles.

Esta procesión a caballo se lleva a cabo en Gymnich desde el siglo XIV. Se remite a una promesa hecha en tiempos de grandes necesidades. No se trata, por tanto, de un evento deportivo, sino de un acontecimiento religioso. En el camino se reza el Rosario y se invoca repetidamente al patrón de la parroquia, san Cuniberto.

Ya antes de la cabalgata están en camino los orantes de la procesión a pie por los campos. Son unos 200. Ellos se unen a la entrada de la ciudad con la procesión eucarística que  parte de la iglesia parroquial. Junto con los jinetes participan todos en la celebración de la santa Misa afuera, en torno al “altar de los jinetes”.

Mientras tanto y después, la calle principal de Gymnich se puebla de personas de cerca y de lejos que tienen interés en los puestos. Allí se puede comprar casi todo: flores, mercadería de moda y de cuero, cortinas, artefactos domésticos …

Caballos, personas y nuestro puesto con material informativo

En medio de todas las ofertas estamos nosotras – Hna. M. Resia Käppeler y Hna. M. Adele Gertsen – con nuestro puesto del Secretariado Padre José Kentenich. La casa donde nació el Padre Kentenich es algo así como nuestra pared de fondo. Por su causa estamos aquí.

Nuestro puesto se diferencia desde todo punto de vista de los demás. Le ofrecemos escritos e informaciones sobre el Padre Kentenich y su Obra de Schoenstatt a las muchas personas que pasan por aquí. Aprovechamos la oportunidad para dar a conocer al Padre Kentenich en su lugar de nacimiento – y esto desde hace ya unos quince años.

Al principio íbamos a la plaza de la iglesia parroquial. Pero nuestro puesto delante de la casa de nacimiento es mucho más efectiva. Puesto que aquí podemos dirigirnos también a las personas que no recorren el camino a la iglesia. Y de este modo se dan conversaciones con muchas personas.

Hablar sobre el Padre Kentenich

Los puntos de partida para esto y también las reacciones de la gente son muy diferentes. Pero nos alegra que le llegue a la gente la persona, la vida y las palabras del Padre Kentenich. Para algunos, alguna frase del Padre Kentenich se convierte en un regalo personal, para otros lo es una situación de la vida de nuestro Fundador. Algunos que primero tienen una reacción mas bien de rechazo, se abren en el transcurso de la conversación. Cuando se da el caso al revés, también podemos hacer frente a ello. Porque para nosotras es obvio que no todos tienen interés en nuestro ofrecimiento. Así le pasó también a los Apóstoles hace 2000 años, y así le pasa también a los “Apóstoles de hoy”.

Y así, al final de este día, tomamos nuevamente la firme decisión: también en la fiesta de la Ascensión del Señor del próximo año, 2020, nos pondremos en camino a Gymnich.

Impressões ao vivo de hochkelbergtv aqui.