27.04.2019

Vigilia de oración junto a la Virgen de Czestochowa

de Hna. M. Sylwia Palus

Como miembros vivos de la Iglesia,
con la Familia de Schoenstatt en Polonia, realizamos

una noche de oración junto a la Virgen de Czestochowa

Hace muchos años sucede que en la noche del cuarto domingo de Cuaresma la Familia de Schoenstatt en Polonia se reúne en Jasna Góra, en Czestochowa. Nos sentimos unidos como Familia de Schoenstatt en nuestro carisma y damos testimonio de nuestra presencia en la Iglesia. Durante la oración en común le encomendamos a la Santísima Virgen y al buen Dios las intenciones importantes de la Iglesia en nuestra Patria y rezamos por nuestro pueblo.

En este año la vigilia se llevó a cabo en la noche del 30 al 31 de marzo. Se organizaron varios buses para los grupos de peregrinos de muchas diócesis. Vinieron muchísimas personas. Estaban presentes representantes de todas las comunidades del Movimiento de Schoenstatt que existen en Polonia. El apostolado de la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt tenía muchos representantes: incluso llegaron miembros de la Misión Polaca Católica desde Alemania y también desde Bielorrusia. A esta cita acudió como invitado especial el Padre Eduardo Aguirre, postulador para el proceso de beatificación del Padre José Kentenich. En la primera parte del encuentro él informó acerca de las iniciativas del Año del Padre Kentenich en todo el mundo. En una segunda conferencia mostró la respuesta que da Schoenstatt a la situación actual tan difícil de la Iglesia, en el espíritu del Dilexit Ecclesiam de nuestro Padre y Fundador.

La conferencia del Dr. Paweł Kwas de la Federación de Familias fue de un contenido muy profundo. Él mostró Schoenstatt como una obra del Espíritu Santo, en conexión con el programa pastoral de la Iglesia en Polonia, cuyo lema es: “En la fuerza del Espíritu Santo”.

La santa Misa de la medianoche fue presidida por el obispo protector del Movimiento de Schoenstatt en Polonia, Mons. Paweł Cieślik. En su prédica vinculó el evangelio del domingo “laetare” con la parábola del hijo pródigo y el Padre misericordioso.

En la primera parte del encuentro, miembros de la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt contaron sus vivencias, en la segunda parte – después de la santa Misa de la medianoche – hablaron los miembros de la Liga de Familias. Los testimonios fueron muy impactantes para todos los presentes.

Los momentos centrales de la vigilia fueron los tiempos de adoración silenciosa y de oración en común. En Polonia, siguiendo la tradición, cantamos todos los domingos de cuaresma cantos de pasión, la así llamada “tristeza amarga” (Gorzkie Żale). La oración en común culminó con la bendición eucarística y el envío. Pasadas las 4.00 hs de la mañana partimos de regreso a casa.

Esperamos que este tiempo de oración en común y de meditación traiga abundantes frutos en la vida de todos los participantes y sea bendición para la Familia de Schoenstatt y toda la Iglesia en Polonia.