06.03.2019

Vivo interés por África

de Hna. Mariette Niyonsaba y Hna. M. Yvonne Niragira

La Hna. Mariette Niyonsaba y la Hna. M. Yvonne Niragira provienen de Burundi.
En el año 2017 vinieron a Schoenstatt para su incorporación perpetua en nuestra comunidad. Aprendieron alemán en la Academia Klausenhof.
Hoy trabajan en la Central de Misiones y en la Casa Madre. Ellas nos cuentan de la invitación que recibieron por parte del Colegio Mariano de Schoenstatt en Vallendar.

¿A qué se debe que alumnas del Colegio Mariano las invitaron a ustedes?

Hace muchos años, las alumnas tienen una comunidad de trabajo por Burundi (Burundi-AG) que cultiva el contacto con la ÉTG – École Technique de Gestion -, la escuela socia en Mutumba/Burundi. La Hna. Mariette fue tres años a esa escuela. Por eso las alumnas nos invitaron a hablar en tres clases sobre la ÉTG y sobre nuestra patria.

Y ustedes aceptaron con gusto la invitación …

Sí, nos alegramos mucho de que jóvenes en Alemania tengan tanto interés por Burundi. Esta fue una hermosa oportunidad para encontrarnos con chicas alemanas – sobre todo para agradecerles por lo que hacen por nosotras. ¡Eso era muy importante!

¿Qué les preguntaron las alumnas?

Querían saber, por ejemplo, si a las alumnas en Burundi les gusta ir al colegio. – Sí, les gusta, aunque tengan un camino largo hasta la escuela. Tienen mucho interés en aprender algo y conservan la disciplina en la clase.

Desgraciadamente, para algunas familias la escuela es un problema por el aspecto económico. Por eso las Hermanas apoyamos a las niñas necesitadas con dinero y material escolar.

Las chicas del Colegio Mariano nos preguntaron también quién limpia el colegio en Burundi, y se sorprendieron de que eso lo hagan las alumnas mismas. Para nosotras es muy normal…

¿Qué fue lo que más las impresionó?

Las alumnas nos recibieron muy cordialmente y nos escucharon con atención. De este modo hemos percibido que este es un Colegio Mariano. Nos impresionó que jóvenes se comprometan tan eficazmente por personas que viven tan lejos, en otro continente. Nos alegramos de que nos hayan invitado a ir otra vez!

Iniciaron ya varias acciones para la ÉTG en Mutumba, apoyándola así generosamente. Hace un par de años hubo una “Maratón por la paz” por Burundi, pero también organizan acciones como la venta semanal de tortas o a veces helados o waffles en el patio del colegio. Son muy creativas en esto!

La ÉTG es también internado y las alumnas deben estar protegidas allí también de noche. Gracias a las donaciones del Colegio Mariano se pudo construir un muro en torno al terreno de la escuela allí. Las alumnas en Burundi están muy agradecidas por ello y ahora se sienten seguras.

¿Qué les preguntaron las alumnas?

Querían saber, por ejemplo, si a las alumnas en Burundi les gusta ir al colegio. – Sí, les gusta, aunque tengan un camino largo hasta la escuela. Tienen mucho interés en aprender algo y conservan la disciplina en la clase.

Desgraciadamente, para algunas familias la escuela es un problema por el aspecto económico. Por eso las Hermanas apoyamos a las niñas necesitadas con dinero y material escolar.

Las chicas del Colegio Mariano nos preguntaron también quién limpia el colegio en Burundi, y se sorprendieron de que eso lo hagan las alumnas mismas. Para nosotras es muy normal…

¿Qué fue lo que más las impresionó?

Las alumnas nos recibieron muy cordialmente y nos escucharon con atención. De este modo hemos percibido que este es un Colegio Mariano. Nos impresionó que jóvenes se comprometan tan eficazmente por personas que viven tan lejos, en otro continente. Nos alegramos de que nos hayan invitado a ir otra vez!