29.11.2018

Coronación de la Santísima Virgen como Vencedora

de Hna. M. Nirmala Punneliparambil, India

Coronación de la Santísima Virgen como Vencedora
en el colegio de  Schönstatt St. Mary
y en el preuniversitario en Bangalore, India

El colegio de Schoenstatt “St. Mary” celebra sus bodas de plata en este tan significativo año 2018. El brillo plateado de los últimos veinticinco años resplandece con momentos de alegría y felicidad. Recordamos algunas luchas pero también el compromiso y el apoyo de nuestra comunidad, de la directora del colegio, del personal docente y de todos los miembros de la comunidad escolar. Todos han colaborado a que dirigiéramos con éxito este colegio en los veinticinco años de su existencia. El colegio de Schoenstatt “St. Mary” tiene su propia historia para contar. Sus bodas de plata son una ocasión para reflexionar sobre el pasado,pero también una oportunidad para mirar hacia adelante.

En este año jubilar hemos coronado a la Santísima Virgen, nuestra patrona, en el hall de entrada del colegio, como la “Vencedora”. Durante más de veinticinco años ha demostrado ser Vencedora protegiéndonos, conduciéndonos y apoyándonos.

Esta hora solemne de coronación fue una oportunidad para que el personal docente y los alumnos experimentaran el amor de la Santísima Virgen.

La coronación estuvo marcada por la gratitud, la súplica y por una entrega de una importancia especial para este jubileo. La tradición de la coronación nos ayuda a valorar a María como nuestra Reina: Ella muestra la victoria de la humildad sobre nuestro orgullo. Las reflexiones de las directoras del colegio motivaron al personal docente y a los alumnos a preparar la corona con un profundo amor y gratitud por el cuidado y la educación maternal que María nos regala a cada uno.

Durante todo un año y mediante sus buenas acciones, nuestros alumnos prepararon con entusiasmo una corona para la Patrona de nuestro colegio. Cada clase diseñó collages con flores, guijarros y estrellas. De este modo ofrecieron sus buenas acciones, sus sacrificios y oraciones a la Madre Celestial como signo de su amor y gratitud. En la preparación inmediata previa a la coronación, la corona peregrinó por todas las clases. Los maestros católicos asumieron la responsabilidad de visitar las clases con la corona para rezar por los alumnos y maestros de cada clase. El fervor y la confianza de los alumnos en María quedaron de manifiesto en el recibimiento noble, hermoso, verdaderamente digno de mención que recibió la Santísima Virgen cada vez en el símbolo de la corona.

El 27 de octubre de 2018 fue el gran día, que vivenciamos realmente como un día de gracias, en el que la Santísima Virgen nos obsequió con la misericordia divina que intercedió para nosotros ante el trono de Dios. La imagen de la Santísima Virgen estaba adornada de una manera muy hermosa, irradiando un resplandor real.

Un gran número de Hermanas de María y más de 2500 colaboradores y estudiantes se congregaron en el atrio, donde celebró la santa Misa festiva el Vicario General de Bangalore, Monseñor Jayanathan.

Al comienzo de la celebración la Santísima Virgen fue honrada con una hermosa guirnalda. Como símbolo de nuestro amor filial y nuestra gratitud por todos los regalos de la gracia, ofrecimos veinticinco velas que representan la fecundidad de estos veinticinco años. En una procesión impactante, las Hermanas, el personal docente y los alumnos le ofrecieron a la Vencedora como regalo ochenta flores.

Durante la prédica de la santa Misa, Monseñor Jayanathan nos dijo palabras inspiradoras para profundizar nuestra fe en Dios, en la Santísima Virgen, en la Divina Providencia. Explicó que quien acude a la Santísima Virgen le pertenecerá a Jesucristo, el Rey eterno.

Después de la prédica, el Vicario General rezó la oración de coronación, le entregó a María nuestra aspiración y le confió nuestros deseos e intenciones, y le entregó la corona dorada a la Vencedora.

El coro, con sus hermosas voces, cantó un canto de coronación muy profundo, ayudándonos a adentrarnos en la atmósfera sobrenatural de coronación. En el ofertorio se acercaron al altar las partes de la corona que simbolizan nuestras oraciones y sacrificios.

La imagen de la Reina de Schoenstatt tan hermosamente decorada con la corona preciosa creó una atmósfera maravillosa. Toda la comunidad escolar estaba compenetrada de la alegría de estas bodas de plata y lo expresó en muchos comentarios. El día de coronación de la Santísima Virgen como Vencedora fue un día de gracias pleno.