27.11.2018

Desde Belmonte hacia toda Italia

de Hna. M. Ivone Zenovello

Muchas parroquias poseen una imagen grande de la Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt

Entrevista a la Hna. M. Ivone Zenovello

La Hna. M. Ivone Zenovello proviene de Cambará/PR, Brasil. Ingresó a nuestra comunidad en 1977, junto con la Hna. M. Carmem, quien es su hermana carnal. Desde 1999 trabaja en Italia.

Hna. M. Ivone, cuando ingresaste a la Comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt en tu patria, seguramente no te imaginabas que ibas a tener una vida muy activa en Europa. ¿Puede decirse que tus campos de trabajo en Brasil fueron ya una preparación a tu trabajo luego en Italia?

Sí, sin duda. En aquel entonces trabajé apostólicamente en diversos lugares, lo que me permitió juntar muchas experiencias: junto al santuario de Curitiba que se acababa de construir, en la pastoral vocacional, visitando familias y guiando grupos. Además durante muchos años trabajé en la administración: en la guardería de Curitiba y, sobre todo, en el colegio de Londrina. También colaboré con la correspondencia del “Secretariado Padre Kentenich”. A través de todas estas tareas siempre estuve cerca de la gente.

En 1999 comenzó tu tarea en Italia. ¿Cómo se dio este cambio?

La razón de ello fue que nosotros, como Provincia, asumimos tareas en un jardín de infantes de una parroquia de Zelarino, un distrito de Venecia. Allí viví un año, aprendí italiano y comencé a organizar el “Proyecto del Santuario Peregrino”. Luego siguió mi traslado a Cittá della Pieve en la provincia de Perugia. Allí trabajé durante 10 años en la pastoral de dos parroquias y continué trabajando en la Campaña del Rosario. En 2009, quedé totalmente a disposición de esta Campaña, siendo trasladada al Santuario de Schoenstatt “Matri Ecclesiae” en Belmonte, Roma.

 El pueblo italiano, ¿es diferente al brasileño?

Los italianos son gente alegre y hospitalaria con la que se pueden hacer amigos rápidamente. Son muy marianos y abiertos a todo lo religioso, pero también tradicionales. Al principio, muchos tenían sus reservas frente al proyecto del Santuario Peregrino porque era algo nuevo. Por el contrario, los brasileños están abiertos a todo lo nuevo, muestran inmediatamente un gran entusiasmo, pero no siempre son consecuentes.

Tú vives en el Centro de Schoenstatt internacional de Belmonte. ¿Cómo expresarías brevemente la importancia de este lugar?

En Belmonte surgió un lugar de peregrinación al que son bienvenidos peregrinos de Italia y más allá, de todo el mundo. La Virgen María actúa desde allí como MATRI ECCLESIAE – Madre de la Iglesia.

 ¿Cómo es el trabajo concretamente?

Recorro toda Italia sobre todo con el Proyecto del Santuario Peregrino. Visito diócesis, parroquias y familias, y doy conferencias y charlas formativas para los responsables de la Campaña de la Virgen Peregrina.

En Belmonte recibo a los peregrinos que vienen a la “Casa de la Madre Celestial”, como ellos mismos lo expresan. Trabajo en la pastoral del santuario y preparo grupos para la Alianza de Amor con la Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt.

Cuenta algo sobre los peregrinos que vienen al “Matri Ecclesiae”

Los peregrinos de Italia pertencen en gran parte a los círculos del santuario peregrino. Les dedicamos mucho tiempo para explicarles las gracias del santuario y su historia. Es un trabajo muy dinámico, todo se debe organizar según las circunstancias y necesidades correspondientes. Muchas veces nos sorprenden grupos que llegan sin haberse anunciado antes, como sucede en todos los lugares de peregrinación del mundo. Entonces son especialmente importantes la disponibilidad y la prontitud para acoger, para que las personas se sientan bien.

Pero también hay eventos programados. Por ejemplo, una vez por año tenemos el “encuentro nacional” que se prepara y se lleva a cabo con un equipo de Padres de Schoenstatt, Hermanas y grupos de Schoenstatt. Todos están invitados a este encuentro en el que se inaugura oficialmente el nuevo año pastoral dando a conocer el nuevo lema anual y los objetivos correspondientes del trabajo pastoral.  

 ¿Hay también fuera de Roma eventos periódicos?

Sí, la santa Misa el día de Alianza, que es el 18 de cada mes, a la que acuden muchos en las parroquias tanto del norte como del sur de Italia. En muchos lugares, las familias llevan los santuarios peregrinos para que sean bendecidos y enviados. Antes de la santa Misa le preparan un lugar de honor a la MTA: entre tanto casi todas las parroquias tienen una imagen grande de la MTA y entonces la adornan con flores y telas de color, también colocan un jarro para los dones espirituales para Ella, escritos en esquelas. En muchos lugares se guarda esta “correspondencia del jarro” y lo traen cuando visitan el santuario.

¿De qué manera reciben los italianos el santuario peregrino hoy?

Entretanto el santuario peregrino está muy difundido en Italia y el hecho de estar yo totalmente disponible para esta tarea me permite contactarme con muchas familias. Me entero de cómo se alegran cuando están lejos de su patria, de Italia, y ven a la MTA, al santuario y le mandan la noticia a amigos y familiares: encontramos a la “die Madonnina”, ahora está visitando nuestra familia. Me parece hermoso que interpreten esto como una señal de Dios y digan que María es una Madre que acompaña a sus hijos a donde estén, que los protege y los guía.

También percibo la alegría de la gente cuando voy con el gran santuario peregrino, la así llamada Auxiliar, a lugares donde visito familias y comunidades para encuentros o retiros. Ellos mismos organizan todo: el lugar donde se puede hacer la reunión, las invitaciones e indicaciones, el alojamiento de la Hermana, las comidas, quién acompaña a la Hermana de un lugar a otro, etc. Y lo hacen con alegría y buena voluntad. Muchos incluso se toman un día libre por ello! Como la campaña ha crecido mucho, ya no me es posible visitar cada lugar al menos una vez al año, aunque sería importante.

 Tú viajas con la Virgen Peregrina incluso dos veces al año a Sicilia…

Al principio era sólo dos veces al año, pero mientras tanto el campo misionero se ha ampliado, de modo que a veces son necesarias hasta diez visitas al año, ¡porque en Sicilia la Campaña está ahora en diez diócesis! La gente y también muchos sacerdotes aprecian mucho la presencia de la Hermana y la eficacia del apostolado de los Santuarios Peregrinos.  

Cuéntanos un ejemplo sobre el actuar de la Virgen Peregrina

Una madre me dijo que en su familia siempre es el hijo de seis años el que recuerda el día en que “la Madonnina” llegará. Busca flores en los jardines de sus vecinos o en los campos y prepara el lugar para la el santuario peregrino. Luego invita a toda la familia a rezar juntos ante él. Por la noche lo lleva a su cuarto para que la Mater no esté sola. El día que la Peregrina se lleva a la siguiente familia, primero va solo a la casa que la recibirá para asegurarse de que alguien está en casa porque quiere entregar la Peregrina personalmente y rezar juntos para que la Mater sea recibida con dignidad y amor. Esta familia lleva mucho tiempo recibiendo la visita del Santuario Peregrino, incluso antes de que naciera el niño. –

Tales vivencias y la alegría de los participantes me hacen olvidar el cansancio de los muchos viajes. Si Dios me ha elegido para la misión en Italia, me regala también la fuerza necesaria, así como lo hizo con Joao Pozzobon, quien fuera el iniciador de esta Campaña.