12.08.2018

USTEDES SON MI CARTA – 05

de Schw. Gretelmaria Wolff

Karl Leisner

Victor in Vinculis Mariae

 

Datos biográficos

Nació el 28 de febrero de 1915 Rees, Renania-Westfalia/Alemania,
falleció el 12 de agosto de 1945 en Planegg/Munich, Alemania.

Karl Leisner fue ordenado diácono el 25 de marzo de 1939 en la catedral de Münster. Su ordenación sacerdotal fue
el 17 de diciembre de 1944 en el campo de concentración de Dachau.
Karl fue dirigente de la pastoral juvenil diocesana, teólogo, diácono, sacerdote y mártir.

Su proceso de beatificación
se inició el 15 de marzo de 1980 en Münster y
culminó el 30 de septiembre de 1982.

El 23 de junio de 1996 en Berlín, Karl Leisner fue beatificado como mártir por el Papa Juan Pablo II.

Perfil espiritual

Karl Leisner creció en una familia religiosa de la Renania-Westfalia. Fue un dirigente con mucho arrastre en el Movimiento Juvenil Católico a pesar de las dificultades que esta actividad traía consigo en la Alemania nacionalsocialista. Poco antes de concluir su bachillerato, Karl participó de una jornada de bachilleres en la Pascua de 1933, mediante la cual entró en contacto con la MTA en el santuario y con la espiritualidad de Schoenstatt. Vio su empeño como dirigente juvenil como una vocación apostólica: quería ser dirigente de los jóvenes siendo instrumento de Cristo y acompañante hacia Cristo.

Muchas veces habló de esta “jornada maravillosa para bachilleres en Schoenstatt, a la que le debo tantas gracias y la vocación” (1939). “Allí concebí muchos propósitos y planes hermosos y buenos” (1933).

Siendo adulto joven descubrió el camino pedagógico de Schoenstatt para su autoeducación al servicio del apostolado. 

Se comprometió activamente desde la primera hora con un grupo de teólogos bajo la dirección de Heinrich Tenhumberg, quien fuera más tarde obispo de Münster. Esta comunidad de sacerdotes de la Federación Apostólica de Schoenstatt, la solidaridad en la oración y el compromiso mutuo, fueron su sostén y su patria interior hasta la última hora de su vida. Su ideal de grupo le hizo ver su camino de dolor a la luz de su vocación. Eligió este ideal como lema de su estampa de ordenación: “Sacerdotem oportet offere” (El sacerdote debe ofrecer).

El dibujo de su estampa fue diseñado por su grupo de Schoenstatt en Dachau: manos sacerdotales encadenadas elevan el cáliz, en el fondo una ventana gótica que, al mismo tiempo, recuerda el santuario de la MTA en Schoenstatt. Aquí Karl Leisner había colocado en las manos de la MTA su entrega total en el espíritu del Poder en Blanco, “nel spiritu del schecco bianco”, como escribió con humor camufladamente desde la cárcel, y en el martirio llevó a cabo esa entrega con alegría.

Su relación con el Padre José Kentenich

Es llamativo que Karl Leisner no haya tenido un encuentro personal directo con el Padre Kentenich. Las jornadas y los ejercicios espirituales de los que participó fueron dictados por otros sacerdotes. Estando en Dachau, Karl Leisner tuvo que ser llevado a la enfermería del campo dos días después de la llegada del Padre José Kentenich allí.

Sin embargo ambos sabían de los dos y se valoraban mutuamente. El trabajo en grupo de su grupo de sacerdotes y de Dachau estaba inspirado totalmente en el espíritu de Schoenstatt y hacía suyas las sugerencias que ofrecía el Padre Kentenich para el trabajo anual y para las celebraciones del año litúrgico. Karl se alimentaba de las corrientes actuales de la Familia de Schoenstatt y las apoyaba desde su interior. Aun en las condiciones especialmente difíciles de la enfermería del campo de concentración de Dachau, cultivaba él el contacto mensual con su grupo de Federación. Para él era muy valioso el pequeño “Oficio de Schoenstatt” que el Padre Kentenich había compuesto por sugerencia de su grupo de Dachau y que este grupo le regaló a Karl. Estas oraciones lo acompañaron hasta su muerte.

Para la celebración de la consagración de su grupo de Dachau con el ideal “Victor in vinculis Mariae” el 8 de diciembre de 1944, en la cual Karl Leisner no pudo estar presente, el Padre Kentenich les regaló dos poesías de cuarenta y ocho estrofas de cuatro versos que Karl agradeció en una carta. El Padre Kentenich interpreta en estas poesías la difícil situación del campo a la luz del ideal “Victor” en la Alianza de Amor con María: las cadenas de todo tipo se convierten en “Vínculos de amor“: “Llegar a ser Victor con Jesús y María, en la lucha de la vida en esta tierra.”

Con ocasión de la ordenación sacerdotal y la primera Misa de Karl Leisner el Padre Kentenich le dedica algunos versos que escribe el Padre Fischer en el reverso de una estampa del interior del santuario de Schoenstatt:

“El Señor te eligió para ser sacerdote,
el quiere ir por el mundo bendiciendo a través de ti,
a través de ti quiere sacrificar, orar, amar, sufrir,
y apacentar a sus ovejitas aquí en la tierra.

Puso a tu lado a la Madre
que lo acompañó durante toda su vida.
Permanece fiel a Ella en todas las circunstancias de la vida.


Ella te ayuda a soportar con alegría los pesos y las cargas,
dirige tus caminos y el de los que te fueron confiados
hacia la bienaventurada orilla de la eternidad.
                                                                      Domingo Gaudete 1944

El Padre Kentenich sabía que su amigo sacerdote, el Padre Otto Pies SJ, asistía con bondad y amor a Karl Leisner. Él contesto de la siguiente manera la pregunta que le fuera planteada más tarde por el Padre Fischer, por qué no se dio un contacto más directo entre él y Karl: “… Acaso no conviene reconocer con gran admiración con qué esmero y fidelidad incansables el P. Pies veló por nuestro sacerdote de la Federación hasta el final de su vida?… Si nosotros, los schoenstattianos en Dachau no seguimos sus huellas fue sobre todo porque sabíamos al enfermo seguro y cobijado con él, y la ley de la repartición del trabajo señalaba hacia muchos, muchos otros campos (J. K. 1954).

Quelle: Margareta Wolff, Ihre Herzen haben Feuer gefangen, Schönstatt 2008, ISBN 978-3-00-026075-9  

USTEDES SON MI CARTA – Impulsos para el Año del Padre Kentenich