11.05.2018

Las motos y el inicio de mayo

de Hna. M. Anne-Meike Brück und Hna. M. Hanna-Lucia Hechinger

Hay más de 300 kilómetros entre el Centro de Schoenstatt en Tréveris y la Schoenstatt-Au en Borken. El 1 de mayo de 2018, esta distancia fue unida por un factor común: el ruido de motores, el olor a gasolina y mucha agua bendita. Lo que ya es una tradición en Tréveris fue probado por primera vez en Borken: una bendición de motos. Algunos puntos destacados de

¿Ya sabían que Pablo habría hecho sus viajes misioneros en moto si las hubiera habido en ese entonces? Se tendría que haber conformado con un caballo de fuerza. Tales y similares pensamientos para sonreír se repetían una y otra vez en los comentarios del Padre Stefan Schaaf en la bendición de las motos el 1 de mayo en el Centro de Schoenstatt en Tréveris. Bajo los árboles centenarios realmente se hicieron sentir el ruido de los motores y el olor a gasolina de más de 60 motos.

Gira, frena, acelera, siente la potencia

…y luego lo esencial: Como Pablo viajando con Jesús. La bendición de las motos expresa esto: “Un motociclista se deja acompañar óptimamente por Dios y sabe de su protección. Sigue siendo responsable y considerado. Toma el camino que lleva a la paz”.

Al final de la Liturgia de la Palabra, todo motociclista sabe: “Así como el fuego se mueve en la cámara de combustión del cilindro, así también actúa el Espíritu Santo. Él también nos pone en movimiento y nos hace estar en el camino. Esta es una forma especial de conducir una moto”.

“Rápido – normal – cómodo” – el tour adecuado para todos

Después de la bendición de las motos hay una deliciosa comida y luego comienza el tour. Cada motociclista puede elegir su recorrido: rápido – normal – cómodo. Hay algo para cada uno.

Los ecos orales y escritos confirman que la buena planificación valió la pena: “Hola, de esta manera me gustaría dar las gracias brevemente por el exitoso evento. Fue divertido.” Así escribe Stephan S. al día siguiente.

En la primera bendición de motos en Borken

en el sentido más verdadero de la palabra, había señales de tormenta: “Cada palabra me llegó profundamente al alma hoy”, dice un motociclista. Expresa así su experiencia interior en el día de la primera bendición de motos en Schoenstatt-Au, el 1 de mayo de 2018. “Siempre quise ir a la peregrinación en moto a Kevelaer”, sonríe el Sr. S., vecino de Schoenstatt-Au, “ahora tengo la bendición de motos en la puerta de mi casa.“

Para este 1° de mayo estaba anunciada una tormenta, pero los pronósticos del tiempo de las aplicaciones móviles tenían razón solo en parte. Siempre que el tiempo tenía que estar seco, lo estaba. No llama la atención, porque el cielo había asumido manifiestamente la dirección de este evento.

Cuando el cielo asume la dirección

A mediados de febrero de 2018 comenzó todo en forma insignificante. Una Hermana aportó la idea de una bendición de motos desde el Centro de Schoenstatt en Tréveris hacia Borken y así comenzaron los preparativos.

La Madre de Dios tomó este evento como propio e intervino con vigor desde el santuario de Schoenstatt. Se encontraron patrocinadores para chalecos reflectantes con una impresión especial: “Tour de motos Schoenstatt-Au”, otros organizaron la salida de 90 kilómetros, hablaron en la radio local y promocionaron el evento, cada uno a su manera. La prensa nos apoyó en la preparación y envió a un editor por propia iniciativa el 1 de mayo.

¿Qué tienen en común los motociclistas y los obispos?

Luego llegó el 1 de mayo de 2018, y el tiempo pareció querer desbaratar el proyecto. Pero los motociclistas son resistentes a la intemperie. La explanada de Schoenstatt-Au se llenó de diversas motos a partir de las 10 de la mañana. Un motociclista dijo conmovido: “¡Que las Hermanas hayan mirado nuestras motos con este tiempo!” Y no sólo las Hermanas. El arzobispo emérito de Hamburgo, el Dr. Werner Thissen, que ya había inaugurado el mes de María, mes de mayo, en Schoenstatt-Au la noche anterior, también aprovechó la oportunidad para admirar las motocs a su llegada e incluso tomó asiento en una de ellas. Su cercanía a la gente se ganó el corazón de los motociclistas. Comenzó su prédica durante la misa de bendición con la pregunta de lo que los motociclistas y los obispos tendrían en común. La responsabilidad, la disposición para ayudar y la visión de futuro eran las tres palabras clave que él explicó brevemente.

El año que viene tendrán la casa llena

Durante la merienda después, se entablan conversaciones. Cuando los motociclistas regresan después de una larga vuelta por el distrito de Borken y hablan de este día en la cafetería, queda claro que la participación en esta primera bendición de motos no era evidente con el mal tiempo. “Estábamos en parte solos en la carretera”, dice uno. “El año que viene tendrán la casa llena”, dice un hombre en la despedida, y esta predicción se repite muchas veces.

Motorrad-Wallfahrt BOR - TRIER