14.04.2018

Cuando la hermana vuelve

de Hna. M. Faustina Niestroj

Como directora de coro en camino hacia los demás

Hace algunos años dirijo un coro mixto en una parroquia vecina. Mi profesión es la música eclesiástica y la desarrollo en el centro de Schoenstatt en la Liebfrauenhöhe. Además de mi actividad aquí, me desempeño en parroquias de la zona, sea tocando el órgano o dirigiendo un coro. Cada vez hay un saludo alegre “cuando la hermana vuelve”. Nos conocemos. Para ambas partes trae algo de variedad desde el punto de vista musical y uno se alegra por los encuentros mutuos.

Al realizar estas actividades, y sin que yo sea totalmente conciente de ello, también María Santísima actúa. Cierta vez arregló todo de manera maravillosa para ganar nuevos apóstoles para la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt: En la santa Misa de primera Comunión para niños se tomó el tema “la vocación de los Apóstoles”. La catequista quiso presentar gráficamente este tema entrevistando a algunas personas que hubieran hecho la experiencia de la vocación en sus vidas. Como yo era la única Hermana presente en la santa Misa, fui elegida para participar de la entrevista. Así me adelanté y contesté a sus preguntas. Le conté de mi patria, Polonia y cómo conocí Schoenstatt.

Contar esto fue la ocasión para que una señora allí presente y cuya patria también es Polonia, se contactara conmigo y se convirtiera en poco tiempo en la persona de contacto para el primer círculo de santuarios peregrinos en este lugar. Demostró ser un verdadero instrumento de la MTA: hasta hoy – y de esto hace ya tres años – este círculo está vivo.