26.02.2018

Estar en camino en el espacio digital de un modo totalmente real

de Hna. M. Linda Wegerer, Alemania

Del 15 al 22 de enero se reunieron unas 70 Hermanas de la así llamada Provincia Dinámica, con ocasión de sus semanas anuales de formación y de comunidad.

El 8 de diciembre de 1966 fue constituida esta Provincia. A ella pertenecen las Hermanas que trabajan en y para el Movimiento de Schoenstatt.

La Provincia Dinámica

Poco tiempo después de la fundación de la comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt, el Padre Kentenich vio que la comunidad no podría llevar a cabo al mismo tiempo estos dos objetivos: trabajar como Instituto Secular en las diferentes profesiones de la sociedad, y al mismo tiempo estar a disposición de manera profesional e inspirativa para el Movimiento de Schoenstatt que crecía cada vez más. Así comenzó él ya en los años ‘30, a poner Hermanas totalmente a disposición para el trabajo en el Movimiento de Schoenstatt. Él mismo las formó para ello, reuniéndolas finalmente en una entidad jurídica propia, en una Provincia.

Los 50 años de esta fundación se celebraron en el 2016 junto con los dirigentes de las comunidades schoenstattianas. En esta “fiesta familiar en el marco grande” se sintió la alegría de la vocación en común a Schoenstatt.

La semana de formación del 2018 está todavía en el brillo de esta fiesta, la vivencia crece al recordar los días de celebraciones con palabras e imágenes. Pero al recuerdo de los hermosos días jubilares se une la pregunta por los caminos a transitar en los próximos 50 años para llevar la misión de Schoenstatt al futuro.

Observar, comparar, reducir a principios y aplicar

Así en estas semanas nos concentramos en un tema de formación actual: en el mundo de los nuevos medios de comunicación y nuestra forma de usar estos medios.

Al comienzo hacemos “un paseo por el espacio digital”. Se presentan sobre todo los cambios en la comunicación a través de las redes sociales.

A ello le sigue durante tres días el trabajo según el método de nuestro Fundador: observar, comparar, reducir a principios y aplicar. En un intercambio muy abierto reunimos nuestras observaciones respecto al uso de los medios, hacemos comparaciones y procuramos reducir a principios. Este es un trabajo muy exigente, exige una concentración total, pero es un gran regalo.

Con gratitud hacemos la experiencia de que la espiritualidad de Schoenstatt ayuda a usar correctamente el mundo digital. Muchas palabras de nuestro Fundador nos señalan la dirección. Aunque las pronunció hace décadas, sin embargo se pueden aplicar hoy porque se trata de declaraciones básicas.

Naturalmente, luego de tres días este trabajo no está terminado, pero hemos puesto un buen fundamento para los próximos pasos.

Al trabajar tan concentradamente no puede faltar la distensión. Así nos recreamos cantando y jugando juntas, conversando espontáneamente y también con los momentos de silencio y oración.

Estar en camino en el espacio digital de un modo totalmente real

Al final de estos días estamos de acuerdo en lo importante y buenos que son estos días de formación comunitaria para nosotras – también para que podamos seguir en camino de un modo totalmente real en el espacio digital.