23.02.2018

Aprovechar los recursos – Los Colegios Marianos de Schoenstatt cooperan entre sí

de de Hna. M. Gertrud Foemer

Los navegantes aprovechan el agua para viajar a contientes lejanos. Los mares crearon una conexión entre el mundo viejo y el nuevo. El agua y las posibilidades de la World Wide Web le ofrecieron también a los Colegios Marianos de Schoenstatt en Vallendar y en Borken, de una manera extraordinaria, la oportunidad de tomar nuevamente contacto con sus escuelas asociadas en India y en Burundi.

Alumnas de los colegios marianos de Schoenstatt en las competencias de robótica

El 25 de noviembre del 2017, equipos de ambos colegios en Coblenza y en Borken participaron de la competencia First Lego League (FLL), que es una competencia internacional de robótica. Jóvenes  de entre 9 y 16 años de edad construyen y programan un robot lego que debe realizar tareas en un campo determinado. Era la sexta vez que el Colegio Mariano de Schoenstatt en Borken organizaba esta competencia. Sin la colaboración de exalumnas que hicieron de jurados en los años anteriores habría sido difícil para el colegio llevar a cabo este evento. Los tres equipos del Colegio Mariano de Schoenstatt de Vallendar participaron por tercera vez de esta competencia en la región del Mittelrhein en la facultad de Coblenza.

Los equipos de ambos colegios llaman la atención cada vez, porque los equipos que participan de estos eventos son generalmente de varones, y los equipos de los Colegios Marianos son de solo mujeres. Los colegas de otros colegios admiran la buena disposición y la apertura de las alumnas. La Hna. M. Bonnie, maestra de robótica en el Colegio Mariano de Schoenstatt en Borken, ve en esta competencia una ganancia para el desarrollo de la personalidad: “Es llamativo cómo pueden imponerse las niñas frente a los varones.” Que las chicas sobresalen en su competencia social, se muestra en los resultados de la competencia. Tanto en Coblenza como en Borken ganaron los equipos de los Colegios Marianos de Schoenstatt el premio al mejor trabajo en equipo, porque además de la construcción y programación de robots, en la FLL también se evalúa una tarea en el ámbito del trabajo en equipo. Además, los participantes preparan una presentación de investigación en la que desarrollan la solución a un problema actual. En este año las tareas se referían al uso del agua. Los jóvenes investigaron problemas como ser la escacez y contaminación del agua.

Trabajo conjunto con las escuelas asociadas en India y en Burundi

Como desde hace años ambos colegios colaboran con la École Technique de Gestion en Burundi o la Schoenstatt St. Mary’s School en Bangalore/India, los equipos decidieron trabajar con estos colegios asociados, desarrollando una idea para hacer frente a los problemas relativos al uso del agua en Burundi y en India. Hubo intercambio de mails entre Alemania, África y Asia, se presentaron ideas y se enviaron informaciones. La directora de la Schoenstatt St. Mary’s School en Bangalore, Hna. M. Joice, elaboró una presentación en la que explicó, entre otras cosas, el significado cultural del agua en India. Durante la competencia se mostró esta presentación en un aula.

Con la ayuda de las informaciones de la Hna.  M. Joice, el equipo de la 10° clase del Colegio Mariano de Borken presentó de forma tan convincente su solución para la purificación de ríos contaminados en India, que recibieron el premio a la mejor presentación de investigación. En la puntuación final ocuparon el segundo puesto. El equipo de la 9° clase también estaba satisfecho con su tercer lugar.
En la competencia en Coblenza, el equipo #TechBlack presentó su solución al problema del uso del agua en Burundi. Cuando las alumnas le pidieron ideas a la escuela asociada para el FLL, recibieron la respuesta de que en Burundi hay suficiente agua, pero la dificultad está en cómo procesarla. De allí surgió el tema “agua potable”. Las alumnas hicieron un film sobre la situación del agua en Burundi y desarrollaron una técnica de filtro para purificar el agua, que se puede implementar en un país del tercer mundo. En su presentación convirtieron agua contaminada en agua potable con esta técnica y se la entregaron al jurado.

Con mucho entusiasmo

La Hna. Christamaria, quien como maestra de informática preparó a los tres equipos del Colegio Mariano de Schoenstatt de Vallendar, comenta luego de este evento: “Nuestro grupo llamó la atención: más de 50 entusiastas, miembros de los equipos y fans, tanto poder femenino llama la atención en la competencia. ‘¿De dónde vienen las chicas?‘, preguntaban admirados los obsesionados por la informática, que en la mayoría son varones. Y constataron que ellas no se quedaron atrás de ellos. Competencia, combinación y reacción lógica deslumbraron a los participantes y al jurado. Las jóvenes convencieron sobre todo por su entusiasmo, los tres equipos ganaron, sea que se les haya dado el premio anhelado o no. Los tres equipos, formados por alumnas de diversas clases, supieron imponerse bien frente a los otros 15 equipos de la competencia.”

El agua une no solamente los continentes sino que crea vínculos entre las escuelas asociadas de nuestros Colegios Marianos de Schoenstatt: esto es lo que experimentaron las alumnas en noviembre. Tomaron conciencia de que el Movimiento de Schoenstatt es una red internacional con la cual es posible enriquecerse mutuamente con ideas. Entre las escuelas asociadas hay un dar y un recibir mutuos. El compromiso de las alumnas alemanas en esta asociación es, generalmente, reunir donaciones para las escuelas asociadas, pero en esta competencia FLL sacaron provecho de los recursos de sus escuelas asociadas, puesto que pudieron abrir fuentes extraordinarias.