29.01.2018

Ser sal y ser un ángel – día tras día

de Peter Abgottspon, Suiza

En el diario “Rhonezeitung”el periodista Peter Abgottspon publicó un interview hecho el 21 de diciembre de 2017 a la Hna. M. Angeline Duvoisin acerca de su trabajo con la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt. Aquí reproducimos un resumen de este artículo:

Hace algunos años la Hna. M. Angeline (42) vive en Brig. Un retrato sobre su personalidad activa y sobre su trabajo en «el servicio externo», como ella lo describe.

Su vestido es azul oscuro y su emblema un broche de plata con el relieve de María y Jesús. Según la actividad que tengan, las Hermanas de María de Schoenstatt visten también de civil, de modo que los demás no saben que son Hermanas. Para ella es importante vestir de Hermana, dice la Hna. M. Angeline. «De este modo se dan encuentros fascinantes e interesantes y que pueden ser inspiradores.» Hace ya veinte años que ella hace este tipo de experiencias – el tiempo que hace que pertenece a la comunidad de las Hermanas de María.

Desde temprano reconoció las señales

Su nombre civil es Catherine Duvoisin, tiene dos hermanos. Desde niña tuvo contacto con el Movimiento de  Schoenstatt. A los catorce años reconoció las primeras señales de su vocación. «Me veía a mí misma transitando algún día un camino social», dice. Así no asombra que su formación profesional haya sido la administración hospitalaria. Nunca tuvo un noviazgo. «Probablemente yo tenía exigencias muy altas», dice. Aun cuando el matrimonio y la familia son valiosos, para ella había un «más». «Yo percibía en lo más profundo de mi ser algo diferente, algo especial.» Para averiguar más sobre esto, después de algunos años de actividad en el hospital se toma una pausa creadora. Viaja, se compromete con programas sociales y aguarda una confirmación divina. «Buen Dios, si quieres algo diferente para mí, muéstramelo», rezó. Dios no afloja. Llegan otras señales. Después de un tiempo de prueba con las Hermanas de María, de Catherine Duvoisin se hará la Hna. Maria Angeline. Las reacciones en su entorno son diferentes. «Por este motivo mi vecina pasó algunas noches sin dormir», dice sonriendo. Pero en general su decisión es aceptada positivamente.

Una tarea en el «servicio externo»

Hace varios años, junto a otras ocho Hermanas, vive en la Casa Schoenstatt en Brig. Trabaja para la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt. Es la referente de la Campaña en Francia y en Suiza para los miembros de la misma de lengua francesa, española y portuguesa. Esta Campaña está estructurada en círculos que abarcan entre siete y diez familias. La imagen de Jesús y María va visitando los miembros de estos grupos. Una familia se la lleva a la otra. Con la llegada y partida mensual de la Virgen Peregrina se origina un ritmo capaz de darle «alma» a la vida cotidiana agitada. Además María une a personas de diferentes edades y situaciones de vida. Esta tarea hace que, en algunos días, la Hermana M. Angeline tenga hasta 100 mails para contestar. Por eso hace falta saber administrar el tiempo. «A veces acometo la tarea con más tranquilidad y dejo que la Divina Providencia determine mi agenda», dice. Entonces se retira para rezar o se toma tiempo para una conversación.

Misión diaria

Está a favor de la división entre Iglesia y Estado. «Donde fluye dinero no crece inevitablemente la fe», esta es su convicción. Esto lo comprueban sus experiencias en Francia, donde hay separación de Iglesia y Estado. Allí, en lo que respecta a cuestiones de fe, parte más de la libre iniciativa de las personas. Para creer con convicción, hace falta argumentos y fuego interior. «Las papas sin sal alimentan, pero no tienen gusto y no despiertan apetito para más.» Por eso, ella quiere ser sal en su misión diaria. Quiere ayudar a las personas a que encuentren el sentido de sus vidas. Así como lo hacen los ángeles como mensajeros. Por eso quiso elegir el nombre “Angeline” para ella. «Angeline proviene del francés y significa ángel», dice radiante. Los ángeles son mensajeros entre Dios y los hombres. «Yo también quisiera serlo.»

Peter Abgottspon, Rohnezeitung, Kanton Wallis, Suiza, 21 de diciembre de 2017,

(abreviado y con título cambiado)