26.01.2018

“Por una nueva tierra mariana”

de Hna. M. Nilza Pereira da Silva, Brasil

Esta frase impulsa la vida del Movimiento Apostólico de Schoenstatt en Brasil – Unidos al Padre y Profeta, por una nueva tierra mariana – e ilumina el trabajo de las 43 Hermanas de Maria reunidas em Atibaia/SP, en la Casa Schoenstatt-Tabor, del 29 de diciembre al 15 de enero de 2018, para recibir formación, orar y planificar.

Atmosfera familiar

La “Asistencia Dinámica”, como es llamado el círculo de las Hermanas cuya tarea diaria está totalmente dedicada a las Ramas del Movimiento, comparte la casa con la Federación de Mujeres que lleva a cabo su retiro anual, y el Instituto de Familias, ambas organizaciones de la Obra de Schoenstatt, que con el barullo de sus hijos le trae aún más alegría a estos días.

Evaluación y nuevo impulso

La Hna. M. Diná Batista de Souza, asistente de las Hermanas, dice que además de evaluar el trabajo del año transcurrido, el grupo también tiene “tiempo de formación y estudio sobre el carisma de nuestro Padre y Fundador, para prepararse para el año que comenzó.”

En todas las salas hay grupos de Hermanas trabajando en equipo, discutiendo sobre temas o intercambiando experiencias. Los momentos de oraciones comunitarias y los recreos ayudan a estrechar la unidad y animar a mais para aún más para la misión.

Enriquecer las corrientes de vida

Las Hermanas trabajan en 14 estados de Brasil y con su trabajo en las ramas femeninas, la Liga de Familias y la Campaña de la Virgen Peregrina llegan a millones de personas.

La Hna. M. Partrícia Lemes confirma: “La importancia de esos días se manifiesta en la adquisición de más perspectivas para el trabajo, podemos planear y preparar materiales juntas, a fin de que nuestro trabajo sea unido y enriquezca las corrientes de vida de este año: Año Padre Kentenich y Año del Laicado, en Brasil.”