09.01.2018

Recorrida por los pesebres con cantos de Navidad en Constantia

de Hna. Ann-Marie Nicholas, Sudáfrica

Cada año, en el centro de Schoenstatt de Constantia, Ciudad del Cabo, se realiza el evento de la recorrida por los pesebres y los cantos de Navidad con las Hermanas de María de Schoenstatt. En la Casa Provincial de las Hermanas hay muchos pesebres hermosamente preparados. Pero los visitantes que van al santuario no lo saben. Por eso, las Hermanas de María invitan cada año en la fiesta de la Sagrada Familia a una recorrida por los pesebres, a la que le sigue una celebración navideña.

Sé una estrella

Este año una Hermana saludó a los visitantes que llegaron al santuario. Les dio una hoja con oraciones para rezar ante los pesebres y les explicó a los niños que ellos debían encontrar cinco pesebres. En cada uno de estos pesebres encontrarían un mensaje escrito sobre una estrella luminosa, y lo tenían que recordar. Estrellas pequeñas y doradas los irían guiando por la casa hacia los pesebres. Una vez que los niños encontraron los mensajes, aprendieron – y los adultos también lo aprendieron – que ellos mismos están llamados a ser una estrella: personas que, como María, busquen a Dios, le pidan lo que necesiten, estén dispuestos a hacer lo que Dios quiere de ellos, y sirvan a los demás.

Más que lo esperado

“Necesitamos más hojas”, comenta una Hermana cuando va a sacar más fotocopias para la recorrida por el pesebre, “el santuario está repleto”. Para algunas personas, esta tarde en el centro de Schoenstatt es su celebración de Navidad, es una posibilidad de tomarse tiempo para Cristo en medio de sus programas de vacaciones, cantando canciones navideñas y celebrando el nacimiento de Jesús con el verdadero significado de este acontecimiento.

Encuentro familiar

Después de la visita a los pesebres, se reunieron en el hall de entrada para cantar allí, junto al último pesebre, cantos de Navidad y armar el rompecabezas de Navidad. A los niños se les repartieron estrellas amarillas y se los invitó a realizar una danza de las estrellas, guiados por una Hermana. El punto culminante de la tarde tuvo lugar cuando un joven entró al hall con una gran estrella, seguido por María, José y el Niño Jesús. Los niños de la danza de estrellas se reunieron en torno a este grupo y se leyó la historia de Navidad. A continuación se cantó la canción “Noche de paz” mientras que los niños danzaban en torno al Niño Jesús, el Niño Divino que fue dado a luz por nuestra salvación.

Galletitas caseras

Después hubo una reunión afuera, bajo el sol de verano, para gustar de refrescos y galletitas caseras. “¿Quién las hizo?” preguntó un niño, y añadió: “¡Mi mamá quiere la receta!” Una señora dijo: “Esta fue una tarde hermosa. El año que viene vendremos nuevamente. Muchas gracias Hermanas!”