12.07.2020

“¡No podemos retroceder!”

de Hermana Adriane Maria Barbosa

“Con María, alegres en la esperanza y seguros de la victoria, hacia los nuevos tiempos!” (7.9.1968)

Esta frase de nuestro fundador, el Padre José Kentenich, es el fundamento de la confianza en un nuevo tiempo y en una nueva era, lo que nos anima a comprometernos en el apostolado ‘en línea’ con varias iniciativas aquí en

el Santuario TABOR DE LA LIBERTAD
en Confins/Minas Gerais – Brasil.

Nuestras actividades, ricamente bendecidas durante la pandemia de Covid-19

Ella siempre encuentra una solución …

La situación de la pandemia nos recuerda la época del exilio de nuestro Fundador: el Santuario del “Tabor de la Libertad” está “en la sombra”, se halla impedido de acoger a cualquier persona. Pero la Madre y Reina del Cielo no permite que se le impida “ir en peregrinación”, siempre encuentra la manera de encontrarse con sus hijos:

♥   Hay reuniones online con las diferentes ramas y grupos de la Liga Apostólica del Movimiento de Schoenstatt. Todos se reúnen regularmente para formación, planificación y decisiones.

♥   Las familias de los niños de nuestra guardería reciben apoyo de la psicóloga, cestas de alimentos, así como formación en línea para los padres, que están muy agradecidos por todo lo que reciben.

♥   La celebración de la Santa Misa y el Rosario se transmiten todos los días por Internet, lo que da a muchas personas la oportunidad de hacer una pausa para rezar y conectarse con el Santuario. De esta manera, las redes sociales pueden ser muy bien aprovechadas para la evangelización.

♥   Durante este tiempo, tuvo lugar una caravana con el Santuario Peregrino por dos ciudades vecinas para transmitir un mensaje de confianza y para rezar con la población.

♥   El aniversario de la bendición del Santuario “Tabor de la Libertad” fue un día destacado este año. El Santuario Peregrino de la Madre y Reina Tres Veces Admirable peregrinó por las calles de las ciudades de Pedro Leopoldo y Confins.

♥   El día de la madre, el apostolado fue un mensaje especial para las madres, y una oferta de productos alimenticios. Esto también contribuyó al mantenimiento del Centro de Peregrinos del Santuario.

La joven Bárbara Viana nos cuenta: “Esta vez la Virgen salió del Santuario y fue al encuentro de sus hijos que esperaban a las puertas de sus casas con lágrimas en los ojos, llenos de felicidad, y con altares decorados con flores. Al pasar la imagen de la Virgen, fue una contribución al fortalecimiento de la esperanza del pueblo. Fue edificante ver a la Virgen cuidando de todo una vez más y completamente.”

“Debido a las circunstancias, los fieles no pudieron venir al Santuario, pero la Santísima Virgen fue al encuentro de sus hijos en el Santuario Peregrino para llevarles las gracias de Dios y la luz del Hijo de Dios, Jesucristo.

Fueron momentos de entrega, alabanza, oración y ricas bendiciones a lo largo del camino. Las personas que pasaban junto al cuadro expresaban su fe de diferentes maneras, algunas con lágrimas, otras de rodillas, rezando, aplaudiendo… ¡eran momentos que tocaban los corazones!  (Ana María Prado Barbosa)

Lo que más me impresionó durante este tiempo fue el apostolado de la escucha y el estímulo, de la compasión y el diálogo con las personas que pedían orientación por teléfono. Las palabras del Padre Kentenich: “¡No podemos retroceder!” (27 de octubre de 1912) son un impulso para la cercanía espiritual con todos los que sufren las consecuencias de esta pandemia.

Es nuestro maravilloso terruño

El “Santuario de la Libertad” sigue siendo la “maravillosa tierra donde las personas se deciden por Dios y lo divino… ese reino de libertad tan ardientemente anhelado… donde los menores deseos de Dios comprometen y se reciben alegres decisiones por respuesta; donde, según la ley fundamental del amor, la generosidad siempre se impone victoriosa”. (Padre Kentenich – Hacia el Padre)

Maurício Miranda Batista nos hace partícipes de su convicción sobre una de nuestras actividades: “Un experimento lleno de gran confianza y que expresa la certeza de que nuestra “Madrecita” se preocupa realmente. Cuánta alegría se puede percibir en cada voluntario de nuestra misión. Sin duda, la familia saldrá victoriosa en este tiempo.”

Podemos responder: “Sí, conozco este maravillosa tierra…” – es el Tabor de la Libertad, al que peregrinan un gran número de hijos de la Mater de más de 280 parroquias de la Arquidiócesis de Belo Horizonte y diócesis vecinas: miembros de las distintas ramas de Schoenstatt, de la Campaña de la Virgen Peregrina y del “Círculo del Rosario de los Hombres” vienen a visitar a su Madre y participar en la escuela de la libertad, que colabora con las familias en la educación de 47 niños de nuestra guardería “Grano de Vida”.