10.01.2020

Jubileo de oro de la Hermana M. Angela McKenzie

de Hna. Ann-Marie Nicholas

Las bodas de oro son ocasiones especiales que marcan el quincuagésimo aniversario de un evento en particular. El Antiguo Testamento anunciaba un Jubileo con el sonido de la trompeta para que toda la comunidad de Jerusalén pudiera oírlo. Hoy no tocamos la trompeta para anunciar un Jubileo, sino que nos reunimos como comunidad para celebrar y dar gracias a Dios. Esto es lo que hicieron las Hermanas de María de Schoenstatt y los amigos de la Hna. M. Angela McKenzie el 20 de noviembre de 2019. Hace cincuenta años, la Hermana M. Angela fue aceptada en la comunidad como miembro de las Hermanas de María de Schoenstatt. Ella ya había celebrado este “hito” a principios de año junto con sus hermanas de curso en Alemania. Pero también era importante celebrar aquí en la comunidad local.

En noviembre, el Padre Bernd Biberger, Director General de la Comunidad de las Hermanas, visitó la Provincia de las Hermanas en Sudáfrica. La fecha de la celebración del jubileo de la Hermana Ángela se coordinó con su visita. Una alegría especial fue que el Arzobispo de Ciudad del Cabo, Stephen Brislin, y su Obispo Auxiliar, Mons. Sylvester David, también participaron en la Santa Misa festiva.  Otros cuatro sacerdotes, entre ellos el Padre Peter-John Pearson, párroco del Movimiento de Schoenstatt en Ciudad del Cabo, también participaron en las celebraciones. La capilla de la casa de la Casa Provincial en Constantia se llenó hasta el límite de su capacidad con las Hermanas, familiares y amigos de la Hna. M. Angela, incluida una familia que había estado con la Hna. M. Angela durante tres generaciones como maestra de preescolar.

El Padre Bernd Biberger brindó una prédica inspiradora en el cual enfatizó la victoria de Dios en la vida de la Hermana M. Angela y en la vida de todos nosotros. A pesar de que “en nuestra sociedad secularizada Dios no está presente y se lo excluye de la vida de las personas”, sigue siendo victorioso en nuestro mundo moderno. El Padre Biberger explicó que una de las metas en Schoenstatt es educar al “hombre nuevo en la nueva comunidad”: un hombre orientado hacia Dios. Según el Padre Kentenich, el fundador de Schoenstatt, el modelo para este “hombre nuevo” es la Virgen María. El Dr. Biberger citó: “Según el Padre Kentenich, la Inmaculada es la persona en la que Dios triunfó. En palabras de nuestro Fundador, “el Padre ha triunfado sobre la Mater de una manera única. Dios conquistó su espíritu, su voluntad y su corazón. Sobre todo, triunfó sobre su naturaleza humana. Dios atrajo a su Madre Santísima hacia sí, siempre abierta a recibir su amor inconmensurablemente misericordioso”.

El Padre Biberger nos aseguró que Dios también puede triunfar sobre nosotros si nos abrimos para recibir su amor misericordioso. Esto sólo puede suceder si conocemos y reconocemos nuestras limitaciones y debilidades. Dijo: “El Padre Kentenich proclamó: `Nuestro camino hacia la santidad consiste en conocer y reconocer nuestra debilidad y pequeñez’. Nuestro Fundador nos enseñó que somos hijos miserables pero reales, dignos de la misericordia de Dios”.

El Padre Biberger nos recordó que el Papa Francisco proclamó el 2016 como el extraordinario Año Santo de la Misericordia, y cómo dejó claro que el mundo necesita la misericordia del Padre. La Iglesia, en su pequeñez, está llamada a reconocer sus limitaciones y faltas y a atraer la misericordia del Padre.

Terminó su prédica con las siguientes palabras: “Si el Padre triunfa sobre nosotros, entonces seremos lo que debemos ser. Junto con ella (Hna. M. Angela) le damos las gracias por todas las gracias que ha recibido en la familia de nuestras hermanas durante los últimos cincuenta años y por los milagros que Dios ha realizado en su vida. Al mismo tiempo, le damos las gracias por todo lo que ha dado a nuestra familia y a todos aquellos a quienes ha servido a lo largo de los años. Pedimos la bendición del Dios Trino para los años venideros, para que el Padre celestial pueda siempre ser victorioso en su vida. Amén.”

Después de la Santa Misa, la celebración continuó. Se tomaron fotos y todos disfrutaron de un maravilloso almuerzo buffet preparado por los proveedores del Centro de Schoenstatt. Se compartieron historias y anécdotas con la Hermana M. Angela y sus muchos amigos. Pasó muchos años fructíferos en el famoso preescolar de Villa María, donde trabajó y dirigió la escuela. Algunos de sus antiguos alumnos, sus padres e incluso sus abuelos, se reunieron felices con ella para intercambiar experiencias. Estaban muy agradecidos por la educación temprana que sus hijos recibían bajo su cuidado.

Después de la “jubilación” en la escuela, la Hna. M. Angela comenzó su servicio en el hospital nacional local Groote Schuur. Allí sirve desinteresadamente a las necesidades de los pacientes, les lleva la Sagrada Comunión, les ofrece un oído abierto, ayuda práctica y la promesa de su apoyo en la oración.

Que su servicio a los miembros enfermos y solitarios de nuestra sociedad continúe durante muchos años!