11.11.2019

“La Casa Schoenstatt: una casa de María, un punto de irradiación”

de Hermana Erika-Mária Bukovics und Schwester M. Monika März

Así caracteriza Monseñor József-Csaba Pál el nuevo y pequeño

centro de Schoenstatt en Timisoara.

Aquí se encuentra desde abril de 2019 la primera filial de las Hermanas de María de Schoenstatt en Rumania. “Una casa hermosa, me gusta!” dijo una de las participantes en la celebración – y: “Se siente un espíritu de puesta en marcha, eso hace bien!”

La celebración de la inauguración de la casa el 25 de octubre se preparó con mucho amor y empeño.

Diez días de cielo despejado con sol cálido desde la mañana hasta la noche crearon las condiciones ideales. Alrededor de 150 invitados se sentaron en el patio de la Casa de Schoenstatt, entre ellos 15 sacerdotes, religiosas de varias comunidades, representantes del Movimiento de Schoenstatt de toda Rumania, una familia representativa de Hungría, Hermanas de María de Alemania y Austria, bienhechores, familiares y amigos de Schoenstatt.

La ceremonia se celebró en tres idiomas,

como es habitual en Timisoara: rumano, húngaro y alemán.

La Superiora Provincial, Hna. M. Ilga Dreier, y la Superiora de la Casa, Hna. Erika-Mária Bukovics, dieron la bienvenida a los invitados. Siguió la Santa Misa y la bendición de la casa por el Obispo de Timisoara. Después todos fueron invitados a una cena en común. Finalmente, hubo una presentación sobre la vida del fundador, el Padre José Kentenich.

En su homilía, el obispo diocesano resumió la misión de esta casa en Rumania:

La Casa de María, la Casa de Schoenstatt, es un punto seguro en nuestra diócesis, un hogar de María, donde la gente quiere acercarse a Dios a través de María. Un hogar es también el corazón de las hermanas que acogen a todos los que buscan a Dios. La Casa de María es un punto luminoso que tiene irradiación, porque a partir de aquí las hermanas van a la misión, inician continuamente una misión. (…)

Durante las visitas que he hecho a la diócesis hasta ahora, he podido conocer a muchos grupos de Schoenstatt en muchos lugares que son realmente un signo de esperanza para nosotros. Queremos que nuestra diócesis se convierta cada vez más en una comunidad, una comunidad de muchas comunidades. En este sentido, las comunidades de Schoenstatt pueden ser un ejemplo para mucha gente, porque son lugares donde la Madre de Dios une a la gente.”

Los visitantes e invitados experimentaron esto en vivo en este día y también expresaron en varias ocasiones que era una celebración familiar muy agradable. Un sacerdote comentó que podríamos organizar una celebración de este tipo cada dos meses, porque las comunidades crecerían más juntas.

Se experimenta la Iglesia entre nosotros

Fue una celebración maravillosa porque muchos de ellos aportaron su carisma al evento:

  • la banda de música de las Familias de Schoenstatt,,
  • las mujeres y madres que armaron un buffet de lujo sobre los manteles blancos,
  • La comunidad Salvatoriana, que junto con su joven sacerdote, equiparon el patio con buena tecnología y se encargaron de la logística,
  • la Caritas, que limpió el sótano y se hizo cargo de los servicios de transporte,
  • las familias que hicieron imprimir sus propios folletos y marcadores,
  • las Hermanas de María de Liebfrauenhöhe, que prepararon una gran torta compuesta de corazones de galletas para todos…
  • y así podríamos enumerar aún más…

Pudimos experimentar lo hermoso que es cuando todos dan lo mejor en su lugar por la Madre de Dios. Entonces ya se experimenta la Iglesia entre nosotros y nos llena de alegría pertenecer a tal comunidad.

Así que esperamos que el deseo del obispo se haga cada vez más realidad en el futuro: “Esta Casa de Schoenstatt tiene una misión especial. La casa promueve la unidad. Unidad entre las hermanas, unidad entre los diferentes grupos del Movimiento, unidad con todo el mundo de Schoenstatt, pero también unidad con la Iglesia y unidad con la diócesis… ¿Qué tipo de unidad? No sólo la unidad humana, sino la unidad en María, la unidad bajo el manto de María, la unidad en Jesús.”

Custodian el fuego del Espíritu de Schoenstatt

Al final de la Santa Misa, el obispo bendijo con agua bendita e incienso toda el terreno, el jardín y todas las habitaciones de la casa, porque “es grande la alegría de que ahora haya aquí cuatro Hermanas que custodian el fuego del Espíritu de Schoenstatt, el precioso don del Espíritu Santo, y lo transmiten a muchos.”

Agradecemos a todos los que nos apoyaron en el fondo y en primer plano, para que la dedicación de la casa sea una celebración profunda, familiar e inolvidable, y a todos los que participaron y celebraron con nosotros espiritualmente.