17.12.2018

Un concurso sobre el Padre Kentenich

de Hna. Juliana Maria Nogueira

Los niños y jóvenes que participan en la Campaña de la Virgen Peregrina, seguramente no olvi­da­rán el Año del Padre Kentenich. No crean que solamente las familias son misioneras: hay más de 7.000 niños que son misioneros de la Campaña y evangelizan a sus amigos.

Conocer la infancia del Padre Kentenich

Como todos los años, también en este año 2018 se realizó un concurso. Esta vez, las actividades estaban relacionadas con la vida del Padre José Kentenich. Con el libro: “Padre Kentenich: una luz que nos guía”, los niños estudiaron la vida del Fundador.

El primer tema era sobre la infancia del Padre Kentenich, quien por causa de una situación familiar tuvo que vivir en un orfanato. De aquí surgía el desafío (y esto daba puntos especiales): ¿Podríamos visitar una guardería infantil? O un orfanato? Uno de los misioneros niños cuenta: “La actividad que más me gustó fue la visita al orfanato. Me conmovió mucho cómo se alegraron los niños porque recibieron atención y cariño de otras personas. … Todas las tareas a realizar eran realmente hermosas y muy especiales.”  

Su sacerdocio

Otro de los encuentros trató sobre la decisión que tomó el Fundador de ser sacerdote. Después los niños estaban invitados a hacerle un reportaje a sus párrocos para saber más de su vocación. Uno de los coordinadores cuenta: “Los niños estaban totalmente entusiasmados y después de esta actividad sintieron que los sacerdotes son sus amigos.”

Incluso le hicieron un reportaje a un obispo: “El reportaje al obispo emérito, Monseñor Carmo João Rhoden fue muy instructivo para los niños. Escucharon un poco más sobre la historia de vida del obispo emérito y tuvieron la impresión de que él es una persona valiente, como dijeron ellos mismos. Mons. Carmo estaba muy agradecido por haber sido entrevistado y hasta tenía un regalo para cada niño: un Rosario y un libro escrito por él.”

Llevarlo a las calles

Los niños recibieron la tarea de hacer conocido al Padre Kentenich en las calles, y lo hicieron con entu­siasmo. El 4 de noviembre fue el cierre del concurso junto al Santuario Tabor de la “perma­nen­te presencia del Padre” en Atibaia porque la Campaña de los Niños y Jóvenes para la evangeli­za­ción de niños y jóvenes está relacionada con el santuario y los jóvenes son formados en la espiritua­lidad de Schoenstatt.

El reparto de los premios

Fue un día pleno y alegre, había llegado el momento de celebrar el año jubilar y agradecer por la vida y la misión del Padre Kentenich. Unos 150 niños del equipo final participaron de este encuentro. Se presentaron diferentes obras teatrales, juegos temáticos, una visita al secretariado Padre Kentenich donde recibieron una colección de frases de él, etc. “De las obras teatrales, una era mejor que la otra!” Una misionera nos dijo: “Hemos aprendido más sobre el Padre Kentenich y nos alegramos por todas las enseñanzas que él nos dejó y que las Hermanas nos transmitieron, hicimos varios juegos … En el santuario la gente se siente en casa con el Padre y la Madre. Nos queremos mutuamente.”

Infanto 2018

Una niña dijo: “La participación en el concurso fue una experiencia maravillosa. Con cada encuentro supimos más sobre el Padre Kentenich … Debemos confiar en Dios y en nuestra Madre y Reina, y hacer todo para ellos y con ellos. Lo que más me gustó fue la obra de teatro en la que me pude disfrazar de Hermana de María de Schoenstatt. Espero poder vivenciar más de estos encuentros.”

“Lo que más me gustó y me alegró mucho fue la presencia de los padres y madres que acompaña­ron a sus hijos, los cuales necesitan esto para continuar con la misión. Naturalmente me gustó todo: los juegos, las obras de teatro … Todo esto muestra que cada uno aprendió algo y que se invir­tió mucho en el concurso. Quisiéramos agradecer por la riqueza que nos ofrece la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt”, es el resumen de un participante.